La junta de portavoces rechaza que los tránsfugas de Cs formen grupo parlamentario

Los diputados tránsfugas David de Miguel, Domingo Rojo, Alexis Marí y Alberto García.
Los diputados tránsfugas David de Miguel, Domingo Rojo, Alexis Marí y Alberto García. / D. TORRES

La decisión de que los cuatro diputados sólo puedan ejercer sus derechos a título individual enfrenta al PP con Compromís

A. CERVELLERA

Valencia. Alexis Marí, Alberto García, David de Miguel y Domingo Rojo, los diputados tránsfugas de Ciudadanos, no podrán agruparse y constituir un grupo parlamentario propio. Así lo decidió la junta de portavoces ayer, que remitió la resolución a la mesa de Les Corts, que tendrá que dar el visto bueno a la propuesta.

La decisión fue recibida con los brazos abiertos por el partido naranja, que ya había insistido en que era necesario cumplir con las normas de la cámara. Mari Carmen Sánchez, portavoz de Ciduadanos, aseguró que se alegra que se haya «cumplido el reglamento y la resolución de 2008». Recalcó que no entendía que hubiera otra propuesta desde la junta de portavoces y señaló que su formación también sufrirá las consecuencia de haber perdido cuatro parlamentarios, con menos presencia en las comisiones y una reducción de las ayudas económicas dirigidas al grupo.

Tras la resolución, los cuatro tránsfugas tendrán derecho a participar en una comisión parlamentaria por persona, intervenir en uno de cada cinco plenos y proponer enmiendas. Las atribuciones que les han sido negadas son las de contar con un portavoz, hacer preguntas al presidente Ximo Puig durante las sesiones de control al Consell y realizar interpelaciones.

Isabel Bonig, presidenta del PPCV, destacó que la resolución adoptada responde al informe de los letrados, al reglamento de la cámara y al precedente parlamentario de 2008. Una decisión que la portavoz popular recalcó que se había alcanzado tras el acuerdo de todos los partidos a excepción de Compromís. Para Bonig es «evidente» que existe «algún tipo de maniobra» desde Compromís para apoyar a los cuatro diputados tránsfugas.

Mireia Mollà, portavoz adjunta de Compromís, defendió la posición de su formación, que no termina de estar conforme con dejar sin agrupar a los diputados de Ciudadanos. Mollà alegó que el precedente que se ha tomado como ejemplo responde a una resolución que fue adoptada por una mesa en la que los populares tenían mayoría y en la que se buscó «debilitar el escenario político de Compromís y de Esquerra Unida», que concurrieron juntos a las elecciones y formaron un único grupo parlamentario que terminó fracturándose. Para la portavoz de Compromís «esa resolución da unos derechos a unos diputados y a otros no».

Entre las filas de los socialistas también se ve con buenos ojos dar algún tipo de visibilidad a los diputados tránsfugas de Ciudadanos pero sin negar la validez del precedente. Manolo Mata, portavoz del PSPV en Les Corts, subrayó que, aunque se les haya negado la posibilidad de un grupo propio a los tránsfugas, apuesta por alguna fórmula para agrupar a los cuatro diputados en cuestiones como el tiempo de intervención. Mata incidió en que es necesario combinar «la fluidez del debate político» sin perjudicar «los derechos fundamentales». En el PSPV se cree que al final es un «problema de visibilidad» en la que existen posiciones muy enfrentadas.

En la última fila

La otra resolución a la que llegó la junta de portavoces ayer fue la nueva ubicación de los ex de Ciudadanos. Alexis Marí y los otros tres parlamentarios se sentarán en la última fila del hemiciclo de Les Corts, justo detrás de sus antiguos compañeros de filas.

Un asunto que aún está sobre la mesa y del que no se ha llegado a una decisión es que instalaciones se les cederá a los diputados para realizar su trabajo del día a día. Desde Ciudadanos apuestan por cederles un espacio en el mismo edificio del hemiciclo, lo que dejaría a los tránsfugas apartados del resto de grupos que cuenta con los despachos en el edificio contiguo. Una propuesta que podría salir adelante ya que desde el resto de partidos se apuesta por seguir la tradición de que sea el grupo que ha perdido a sus parlamentarios el que decida la nueva ubicación de los mismos.

Fotos

Vídeos