El juez mantiene en la cárcel a Puigdemont

Puigdemont se encuentra en la cárcel de Neümenster.

El 'expresident' puede estar en prisión un máximo de 60 días mientras el Tribunal Superior de Schleswig-Holstein resuelve sobre la euroorden

Melchor Sáiz-Pardo / agencias
MELCHOR SÁIZ-PARDO / AGENCIASMadrid

El juez de primera instancia de Neumünster ha enviado de vuelta a la cárcel a Carles Puigdemont, detenido el pasado domingo en el norte de Alemania cuando regresaba desde Finlandia a Bélgica. El magistrado ha decidido mantener bajo custodia al exjefe del Ejecutivo catalán hasta que el Tribunal Superior del estado en el que fue detenido, Schleswig-Holstein, decida si procede su entrega a España en cumplimiento de la Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) dictada el viernes por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena por rebelión y malversación.

Puigdemont, quien ya hoy ha dormido en la cárcel de Neumünster, estará en prisión por un plazo máximo de 60 días, que es el límite temporal que establece la normativa germana para que la justicia del estado federado de Schleswig-Holstein resuelva sobre la ejecución de la euroorden del Supremo. No obstante, según fuentes jurídicas, el plazo medio para resolver sobre las peticiones de entregas europeas suele oscilar entre los quince y los 45 días. Si el expresidente del Ejecutivo catalán hubiera aceptado su entrega a España, el plazo se habría reducido a poco más de una semana.

En esta primera vista, la Justicia alemana exclusivamente se limitó a comunicar los cargos contra el detenido, verificar su identidad y decidir sobre la prórroga de su custodia para evitar su fuga. A partir de ahora, será la Fiscalía General del estado de Schleswig-Holstein (y no la Fiscalía Federal con sede en Karlsruhe) la que presente (y defienda) ante el Tribunal Superior de este estado -a la vista de la documentación enviada por la Policía española y el Tribunal Supremo- la entrega por los delitos de rebelión y malversación incluidos en (OEDE). Si la corte superior da el visto bueno, será Fiscalía de Schleswig-Holstein la que tenga la última palabra sobre la entrega. El Ministerio Público, aun con la luz verde del tribunal, podría paralizar el traslado a España del 'expresident'.

Uno de los puntos clave que deberán estudiar el tribunal y la Fiscalía es si en el Código Penal germano existe un delito homologable al de rebelión, ya que este ilícito no entra en el catálogo de 32 delitos (como el terrorismo, narcotráfico, entre otros) que están homogeneizados en la OEDE. Como tal, la rebelión no existe en el derecho alemán, pero sí que está tipificado el de alta traición, penado con entre diez años y cadena perpetua (25 años). La portavoz del Ministerio de Justicia, Stephanie Krüger, confirmó que efectivamente este ilícito podría considerarse como equiparable al de rebelión, aunque no quiso anticiparse a la decisión de la Fiscalía

Puigdemont, detenido el domingo en Alemania cuando trataba de volver a Bélgica por carretera desde Finlandia, será llevado durante la noche ante el juez de instrucción del tribunal de Neumünster, el más próximo a la prisión donde fue conducido.

La Fiscalía general del Estado de Schleswig (Alemania) tendrá la última palabra sobre la extradición a España de Puigdemont. En esta primera instancia, el juez deberá confirmar su identidad, analizar las razones de su detención y dictaminar si le mantiene bajo custodia policial hasta que se resuelva su entrega en virtud de la euroorden emitida desde España, un trámite que podría demorarse entre 10 y 60 días durante los que permanecería en el centro penitenciario.

Alemania: «Este conflicto se debe solucionar en base al derecho español»

El Gobierno alemán ha recalcado este lunes que la detención del expresidente no interferirá en las relaciones bilaterales que el Ejecutivo de Angela Merkel mantiene con España y ha defendido que el caso debe resolverse «en base al derecho español».

El portavoz del Ejecutivo germano, Steffen Seibert, ha evitado comentar por qué otros países por los que atravesó Puigdemont desde su salida de Finlandia, como por ejemplo Dinamarca, no procedieron a su detención en cumplimiento de la orden de arresto dictada el viernes por la Justicia española.

Teóricamente, existe también la posibilidad de que el tribunal decida poner en libertad con o sin medidas cautelares al expresidente catalán. Sin embargo, esto no es lo normal, según informó una portavoz de la Fiscalía General en Schleswig.

Tras su paso ante el Tribunal de primera instancia le tocará el turno al Tribunal Superior de Schleswig-Holstein, en Schleswig, que deberá analizar la documentación de España sobre el caso para ver si la extradición está justificada y si la entrega a las autoridades españolas es admisible legalmente.

Detenido tras ingresar desde Dinamarca

Puigdemont fue interceptado en la mañana del domingo en un área de servicio junto a la autopista A7 tras ingresar desde Dinamarca a alemania por la frontera norte en respuesta a una orden de captura europea activada por el Tribunal Supremo español el viernes.

La solicitud de captura sorprendió a Puigdemont en Helsinki, adonde había viajado el jueves para mantener reuniones en el Parlamento finlandés y ofrecer una conferencia en la universidad. La reactivación de la orden le llevó a cambiar su vuelo por un viaje en coche desde Finlandia hasta Bélgica, donde se instaló hace cerca de cinco meses.

El expresidente catalán está procesado por un delito de rebelión agravada, castigado con hasta 30 años de cárcel, vinculado al proceso independentista. Un total de 25 de los 28 investigados por el plan soberanista fueron procesados el viernes por diversos cargos y quedaron así a un paso de ser juzgados.

¿Prisión provisional en Alemania?

El abogado Jaume Alonso-Cuevillas, que coordina la defensa del expresidente de la Generalitat, ha admitido este lunes que contemplan la posibilidad de que el líder de JxCat, pueda acabar en prisión preventiva en el país germánico: «Todas las posibilidades las contemplamos, por descontado. No podemos descartar nada».

En declaraciones a TV3, ha explicado que este mismo lunes viajará a Hamburgo (Alemania) para encontrarse con los abogados alemanes que atenderán a Puigdemont, con los que dice tener «plena confianza».

Estos abogados serán los que analizarán la euroorden emitida por el Tribunal Supremo, por la que se detuvo a Puigdemont al norte de Alemania, y un juez «procederá a ver si los casos que vienen relatados constitutivos de delito se han producido».

Ha rechazado que se compare los delitos de rebelión y sedición en España con el de alta traición que contempla el Código Penal alemán, ya que de lo que se trata es de «ver si los hechos como se produjeron son compatibles», no en buscar sinónimos.

Así, ha reivindicado que los presuntos delitos por los que se pide la extradición de Puigdemont «requieren de violencia, y el problema que tiene la euroorden, igual que el procesamiento en España, es que no hubo violencia». Alonso-Cuevillas ha afirmado que no se ha puesto sobre la mesa pedir asilo para Puigdemont en Alemania, pero que cuando se reúna con la defensa alemana del expresidente de la Generalitat lo analizarán «todo». «De entrada no está sobre la mesa, pero lo estudiaremos si fuera el caso», ha puntualizado desde Bélgica.

Más información

Fotos

Vídeos