El juez cita al exdirector general de Turismo Valencia para aclarar los pagos a la agencia del PP

José Salinas, de pie, durante una reunión del patronato de Turismo en 2015./Irene Marsilla
José Salinas, de pie, durante una reunión del patronato de Turismo en 2015. / Irene Marsilla

El instructor le interrogará acerca de la supuesta destrucción de documentación comprometida

A. Rallo
A. RALLOValencia

El juez del caso Taula, la investigación de la financiación ilegal del PP de Valencia durante varias campañas electorales, ha citado a declarar al exmáximo responsable de la institución, José Salinas. El exdirectivo comparecerá como investigado. El instructor quiere interrogarle acerca de los pagos a Laterne, la agencia que organizó los eventos electorales de 2007, y sobre la supuesta destrucción de documentación. La providencia del juzgado se produce después del informe elaborado por Turismo Valencia en el que apuntaba directamente a Salinas.

El dosier confirmó las irregularidades en la sospechosa facturación entre el organismo, dependiente del Ayuntamiento de Valencia, y la empresa Laterne, la agencia de comunicación que realizó la campaña electoral del PP de 2007. El aspecto más llamativo del expediente es el desconocimiento de la citada mercantil por parte de los trabajadores. Nadie recuerda la empresa ni tampoco qué trabajos hacía para la agencia. El nombre de la firma sólo aparece en la contabilidad de Turismo para registrar las correspondientes transferencias a la empresa de Saez Tormo, el amigo de Alfonso Grau. La Guardia Civil calculó unos 600.000 euros. El informe, elaborado por la dirección actual, apunta que las órdenes de pago de las facturas de Laterne procedían del ex director general Pedro Salinas.

La entidad compró dos maquinas trituradoras a mediados de 2015

Además, el expediente recoge la compra de dos maquinas trituradoras de documentos en la primavera de 2015, justo unos meses después de las elecciones que terminaron con la exitosa carrera de Rita Barberá en el Ayuntamiento. Algunos testigos que han declarado en la confección de este informe habla de que se incrementó la intensidad en la eliminación de información. Otros, en cambio, aseguran que la información destruida carecía de cualquier valor. En ningún caso concretan que fuera exclusiva de la empresa Laterne.

Fotos

Vídeos