El juez archiva la causa contra el empresario Vedri tras no hallar amaños en La Rambleta

El empresario Jose Adolfo Vedri, dueño de Engloba. / jesús signes

El instructor ordena la intervención de la mercantil Spartaky, propiedad del 'yonqui del dinero', Marcos Benavent

J. MOLANO / A. RALLO VALENCIA.

José Adolfo Vedri ya tiene un problema menos del que preocuparse. El juez ha decidido archivar la causa abierta contra él por el supuesto amaño de la adjudicación y explotación del centro cultural La Rambleta, uno de los emblemas culturales más alternativos de la ciudad de Valencia. El instructor ha decidido sobreseer las actuaciones contra el empresario y dueño de la agencia de comunicación Engloba, uno de los detenidos en la operación policial de febrero de 2016.

En la misma pieza separada, se analizan otras adjudicaciones bajo sospecha como los contratos de algunos puentes históricos de Valencia, la rehabilitación de las Torres de Quart o una actuación de limpieza de la Lonja. No era el único empresario conocido. Carlos Turró, de la constructora Cleop, también está investigado.

El juez -que ha tardado cerca de tres meses en resolver la petición de sobreseimiento por parte de la defensa de Vedri- ya adelantó, en cierta medida, su posición hace unos meses. Admitió que la comprometida situación del empresario en la causa se había «aliviado» después de que el exgerente de Imelsa, Marcos Benavent, no confirmara que Vedri le había pagado una comisión. No obstante, el titular del juzgado de Instrucción 18 aguardó al resultado de la pericial que se había solicitado sobre la adjudicación de los contratos. Este informe descartó cualquier irregularidad y por ello el magistrado destaca que los indicios contra Vedri son «claramente insuficientes» para mantenerle la imputación.

La principal conclusión de los trabajos del especialista es que desde el punto de vista técnico hubo corrección. No obstante, el experto valoró otros aspectos del proceso que resultan «opacos» y poco explicativos, por lo que Anticorrupción pidió más informes sobre ello.

El empresario, como asegura el magistrado en el auto de archivo de la causa por cohecho, «ha tenido que soportar la condición de investigado durante un tiempo largo, condición que se fundamentaba en un precario equilibrio entre el deber público de descubrir el delito y la presunción de inocencia que razonablemente no se puede mantener más a la luz de lo actuado».

Por otro lado, el juez ha dictado, dentro del caso Imelsa, la intervención de la mercantil Spartaky Sinergias SL, empresa de renovables propiedad del 'yonqui del dinero', Marcos Benavant, y gestionada por José Estarlich. El magistrado pide a la Diputación de Valencia que proponga un administrador. El auto afirma que la medida cautelar instada por el fiscal parte de los indicios existentes acerca de que «el capital con el que fue constituida la empresa proviene del delito de malversación que se le imputa a Benavent.

Fotos

Vídeos