El juez abre juicio contra Marisa Gracia acusada de amañar contratos en FGV

EP

El Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia abrió ayer juicio oral contra la exgerente de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) Marisa Gracia y dos exdirectivos más, Vicente Contreras y Manuel Sansano, por presuntas irregularidades en contrataciones de seguridad de la entidad pública.

Tanto Gracia como los dos exdirectivos de la entidad se enfrentan a una pena de seis años de cárcel por delitos de prevaricación y falsedad documental, según les reclama el ministerio fiscal. El juzgado tuvo que reabrir esta causa después de que la Audiencia se lo ordenase al ver que podían haber indicios de delito. El juzgado instructor archivó el procedimiento a finales de octubre de 2017 y frente a esta decisión, tanto Fiscalía como el denunciante, un exjefe de seguridad de Metrovalencia, presentaron un recurso. La Audiencia, tras estudiarlos, decidió estimarlos e instó al juzgado a seguir con la causa.

El procedimiento se centra en dos aspectos: pago de penalidades de dos empresas de seguridad entre los periodos 2007 y 2011; y adjudicación de contratos de servicios. Respecto al primer punto, el juzgado archivó al no ver acreditado el hecho delictivo y razonó que existía testimonio contable que acreditaba que las penalizaciones se compensaron, reduciendo pagos que debían de hacerse a las empresas por servicios prestados. La Sala, sin embargo, no compartió este criterio y se refería a un informe de la Intervención, sobre el que afirmó que no era absolutamente concluyente y dejaba abiertos algunos interrogantes. Agregaba al respecto que la Intervención solo pudo basarse en certificaciones de la propia FGV, dejando entrever que no podía emitir un informe absolutamente concluyente, que requeriría probablemente una auditoría o examen pericial más exhaustivo de las relaciones económicas entre FGV y las dos empresas proveedoras.

Fotos

Vídeos