El juez abre juicio a Grau por cohecho y blanqueo en la causa de los relojes

El exalcalde de Valencia, Alfonso Grau. / Irene Marsilla
El exalcalde de Valencia, Alfonso Grau. / Irene Marsilla

Anticorrupción pide seis años de prisión para el exvicealcalde por aceptar regalos de un empresario que ascendieron a más de 40.000 euros

S. P. Valencia

El juez ha hecho público el auto de apertura de juicio al que fuera vicealcalde del Ayuntamiento de Valencia, Alfonso Grau, por cohecho y blanqueo de capital en el caso conocido como la causa de los relojes. Todavía no hay fecha para que se celebre el juicio oral.

La decisión del juzgado llega después de que la Audiencia de Valencia avalara la investigación a Grau por, presuntamente, quedarse con dos relojes de lujo comprados por un contratista del Ayuntamiento y posteriormente acudir a la joyería, cambiarlos y pagar en efectivo otras piezas todavía de mayor valor. Los obsequios superaban los 10.000 euros.

El que fuera número dos del Ayuntamiento de Valencia en el anterior mandato se enfrenta a seis años de prisión, de acuerdo con la petición de pena que ha manejado hasta ahora el ministerio público: un año por aceptar los de los dos relojes (cohecho) y otros cinco por enmascarar el origen ilícito de la compra y devolver las piezas a la joyería para adquirir otras de mayor valor (blanqueo). Al empresario en cuestión, propietario de la firma de Transvía, que también está procesado, el ministerio público pedía un año de prisión.

En su escrito de acusación, la Fiscalía detalla la relación comercial que mantenían las mercantiles de mencionado grupo empresarial con el Ayuntamiento de Valencia. Así, entre 2006 a 2015, se firmaron 16 contratos con el Consistorio. Alfonso Grau, entonces mano derecha de la alcaidesa Rita Barberá, ocupaba responsabilidades municipales desde 2003. La suma de todos los contratos supera los 2,5 millones de euros. Los servicios más importantes fueron la fiesta para las personas mayores (652.000 euros), un programa de visitas culturales para la tercera edad (294.000) y el transporte de participantes de actividades a tiempo libre (403.000 euros).

La instrucción no se ha centrado en la existencia de un fraude o amaño en la adjudicación de los servicios, sino en que el que fuera vicealcalde del Ayuntamiento recibió los regalos en atención a su cargo, pero no como contraprestación porque realizara alguna actuación ilegal para beneficiar al empresario.

La Fiscalía subrayó una circunstancia en el desarrollo de los acontecimientos que ya destacaba el propio auto de procesamiento de la juez. Uno de los relojes que terminó en la muñeca de Grau se compró el mismo día que se firmó el contrato de más de 600.000 euros a favor de la mencionada mercantil.

Los hechos se remontan a 2010, cuando el exvicealcalde adquirió un reloj de oro (Lange), cuyo importe era de 25.000 euros. Para esta operación, Grau entregó más de 12.000 euros y un reloj Breguet Classique, valorado en más de 13.000. La investigación determinó que este artículo fue comprado por la sociedad bajo sospecha.

Idéntico procedimiento se repitió en 2012. En este caso la pieza fue un Vachever Patrimony de 16.825 euros. Entregó otro reloj de los regalados (11.575 euros) y puso 5.000 euros de su bolsillo, siempre según el relato de la acusación pública.

Para el fiscal, no hay duda de que se trata de las mismas piezas. El escrito recoge que la joyería asignaba un número a cada artículo que se ponía a la venta por lo que no existe confusión posible.

Fotos

Vídeos