Juan Cotino dice que Rita Barberá le pidió que se «tomaran decisiones» ante el riesgo de contaminación de playas

JUan Cotino, esta mañana antes de entrar a declarar.
JUan Cotino, esta mañana antes de entrar a declarar. / EFE

El exconseller ha acudido este jueves a los juzgados de Valencia para declarar, en calidad de testigo, en el juicio por la pieza principal del caso Emarsa

EUROPA PRESSValencia

Juan Cotino, exconseller de Agua y Medio Ambiente entre 2009 y 2011 y expresidente de las Corts, ha manifestado que la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá le llamó un día por teléfono y le pidió que se "tomaran decisiones" en Emarsa ante el riesgo de que se contaminaran las playas de la ciudad en pleno verano debido al mal funcionamiento de la depuradora de Pinedo. No obstante, ha puntualizado que la primera persona que le alertó de los "problemas" en la empresa pública fue el exgerente de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas (Epsar) Juan José Morenilla.

Cotino ha acudido este jueves a los juzgados de Valencia para declarar, en calidad de testigo, en el juicio por la pieza principal del caso Emarsa, procedimiento en el que se ha investigado un presunto desfalco de alrededor de 25 millones de euros en la gestión de la depuradora de Pinedo.

El testigo, procesado en una de las piezas del caso Gürtel, relativa a los contratos por la visita del Papa a Valencia, ha explicado ante el tribunal que a finales de 2009 asumió el cargo del conseller de Medio Ambiente tras el fallecimiento de José Ramón García Antón y, como consecuencia, también el de la presidencia del Consejo de Administración de la Epsar.

En un momento determinado, a los meses de tomar posesión de su cargo, ha expuesto que Morenilla le comunicó "problemas" en Emarsa y le pidió que se tomaran medidas: "Me dijo que había un coste elevado y que era bueno que quizá se sacara la empresa a subasta porque quizá la gestión no era la más adecuada. El fue el que me informó en primer lugar de que la empresa no funcionaba bien y que tenía problemas económicos", ha dicho.

También recibió la llamada de Rita Barberá y le trasladó que su entonces edil y también miembro del consejo de administración de Emarsa María Ángels Ramón-Llin le había dicho que en Emarsa había "problemas". "Me dijo que había que tomar decisiones porque si la depuradora fallaba, podía haber un problema. Las playas podían quedar contaminadas en pleno verano". En junio de 2010 se tomó la decisión de liquidar la mercantil pública.

En esa llamada, la ex primera edil le pidió que recibiese a Ramón-Llin para que le explicara el asunto. Así, se reunieron y ésta le indicó que Emarsa "no estaba bien" y que si la planta de la depuradora paraba, "podría suponer un grave problema para el medio ambiente y para las playas de Valencia". "Me señaló que teníamos que solucionar eso lo antes posible", ha comentado, aunque ha puntualizado que en el encuentro no entraron en detalles en relación con los motivos del mal funcionamiento de la planta.

Morenilla llevaba el «día a día»

Cotino, quien inicialmente ha afirmado que no conocía al exgerente de Emarsa y al exedil Juan Carlos Gimeno aunque luego ha rectificado, ha explicado que "el día a día" de la Epsar la llevaba Morenilla, que era también quien daba cuenta de la gestión de la mercacntil en los consejos de administración. "Había reuniones periódicas para ver el funcionamiento general de las depuradoras", ha afirmado, para añadir que él tenía un "contacto habitual" con los directores generales. "Yo llegaba a la conselleria pronto y cada mañana solía citar a un director general antes de que empezara el trabajo habitual", ha apostillado.

Preguntado por la resolución que firmó para aprobar la financiación de las depuradoras de la Comunitat en el año 2010, el testigo ha señalado que "cualquier resolución que llega al consejo tiene los informes pertinentes del servicio y pasa por distintos departamentos de la conselleria. Cuando dan el visto bueno, el conseller firma".

En esta línea, ha aseverado: "Cuando uno tiene responsabilidades en la conselleria, cualquier documento se prepara en los distintos departamentos y llegar al conseller, quien lógicamente no tiene que ver todo el expediente, da el 'ok' o la firma". "Yo personalmente no comprobaba los datos, lo hacían los distintos funcionarios", ha insistido.

Por otro lado, este jueves también ha prestado declaración como testigo la exconsellera Maritina Hernández, quien ocupó el cargo de vocal y vicepresidenta del consejo de administrción de Epsar. Ha aseverado que se enteró de los problemas de Pinedo con la liquidación y ha calificado a Morenilla como "un gran profesional".

Fotos

Vídeos