Todos contra Jorge Rodríguez

El presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez.
El presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez. / Irene Marsilla

El núcleo duro de Puig y los sanchistas hacen pinza para que no sea el líder provincial

F. M. VALENCIA.

Jorge Rodríguez quiere ser el próximo secretario general del PSPV de la provincia de Valencia. No es una afirmación suya, pero sí de algunos de los diputados provinciales socialistas que mejor le conocen. El presidente de la Diputación no se ha pronunciado explícitamente sobre este proceso, pero la totalidad de las fuentes socialistas consultadas por este diario descuentan las intenciones de Rodríguez: ofrecerse como solución de consenso para evitar un pulso por la secretaría general que todavía ocupa José Luis Ábalos.

Aunque sería el aspirante 'natural' al cargo, la acumulación de poder que lograría genera desconfianza entre sectores del PSPV

Que un candidato pueda lograr el apoyo de todas las sensibilidades y presentarse como único aspirante al liderazgo provincial encaja con la hoja de ruta marcada por Ferraz y Blanquerías en los encuentros que ambas direcciones han mantenido de forma reciente. Tras los desencuentros en los congresos federal y 'de País', ni Ximo Puig ni José Luis Ábalos desean una confrontación a campo abierto que, a la vista de lo sucedido hasta la fecha, tendría un ganador incierto.

Pero que exista voluntad de consenso es una cosa, y que haya acuerdo respecto a quién encarnaría mejor esa aspiración, otra muy distinta. En lo que tanto el núcleo duro de Puig como el sanchismo coincide es en el convencimiento de que Jorge Rodríguez no es la persona adecuada para asumir ese papel. El resultado del congreso del PSPV celebrado en Elche -al que Rodríguez llegó con el convencimiento de salir prácticamente ungido como sucesor y del que acabó con un puesto (el de portavoz) con menos peso político del que esperaba-, certificó la desconfianza que el presidente de la Diputación genera en el entorno del secretario general de los socialistas valencianos. El 'clan de Gandia', el poderoso lobby de influencia socialista que tiene a José Manuel Orengo y Alfred Boix como principales referencias, no olvida cómo se las gastó Rodríguez con el primero y con Josep Ramon Tiller, cuando apartó a ambos de sus puestos en la institución provincial apenas unos meses después de llegar al cargo.

El 'clan de Gandia' mantiene sus recelos hacia el presidente de la Diputación

Los sanchistas no confían mucho más en el también alcalde de Ontinyent. Durante las primarias federales, Rodríguez mantuvo cierta posición de ambigüedad, evitando sumarse al aparato de presidencia de la Generalitat y a la cuarta planta de Blanquerías que hicieron frente común en apoyo de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Rodríguez no se quemó en esa batalla -muchos elogiaron su capacidad para mantenerse de perfil-, pero se decantó abiertamente por Puig en el congreso del PSPV. El sanchismo no olvida ese posicionamiento, a pesar de los contactos que mantuvo previamente con Rodríguez para hacerle ver que no gozaba de la confianza del núcleo duro de Puig.

A nadie se le escapa que el presidente de la Diputación sería el candidato 'natural' al cargo, toda vez que la responsabilidad pública encajaría mejor que ninguna otra con la orgánica. Pero precisamente ese hecho, la concentración de poder sobre una misma persona, se convierte en el peor inconveniente.

Quien logre la secretaría de la provincia podría optar a presidir la entidad provincial en 2019

Con unas elecciones a menos de dos años vista, y con el proceso de elaboración de candidaturas pendiente, la posibilidad de que el presidente de la institución provincial -una de las pocas administraciones públicas con buena salud financiera- sea también el encargado de decidir las listas electorales, supondría situar al dirigente socialista como el barón con mayor poder político.

Y con un Ximo Puig «saliente» -anunció en el congreso de Elche que no volverá a optar a la secretaría general del PSPV-, Rodríguez dispondría de una red de influencias políticas muy superior a la de ningún otro referente del PSPV.

Otras sensibilidades

¿Deja esta pinza sin opciones a Rodríguez? Está por ver qué posición toman las sensibilidades que en Elche se sumaron tácticamente al proyecto de Puig pero que no forman parte de él -como el grupo de alcaldes que encabeza Carlos Fernández Bielsa o el 3.0 de Carmen Martínez y Bartolomé Nofuentes-. Lo que parece indiscutible es que quién logre el liderazgo provincial del PSPV puede convertirse en el candidato mejor situado para optar a la presidencia de la Diputación si los resultados vuelven a favorecer a los socialistas. Jorge Rodríguez también es consciente de ese dato.

Fotos

Vídeos