Javier Moliner: «Compromís quiere imitar el relato de Cataluña con el silencio cómplice del PSPV»

El presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner. / damian torres

«Si el redactor de la Constitución puso el artículo 155, fue pensando en un momento como el actual», señala el presidente de la Diputación de Castellón

FERRIOL MOYA VALENCIA.

Javier Moliner observa con preocupación la escalada de tensión generada por la evolución del desafío secesionista en Cataluña. El presidente de la Diputación de Castellón también advierte de la responsabilidad que tiene el PSPV por ceder el liderazgo ideológico del Consell a Compromís.

-¿De quién es la responsabilidad de lo que pasa en Cataluña?

-De quien decidió saltarse la ley a la torera.

-¿Exclusivamente?

-Sin duda. Uno puede estar en desacuerdo con las leyes y puede querer cambiarlas. Lo que no puede hacer es saltárselas.

-Se han visto imágenes muy duras de los incidentes del pasado domingo. ¿Usted cree que el independentismo las buscaba?

-Han buscado provocar desde el primer momento e intentar que los hechos les dieran la razón a lo que la legalidad les impedía. A nadie nos ha gustado ver determinadas imágenes, pero es que a nadie le puede gustar que alguien decida unilateralmente saltarse la ley a la torera.

-¿Apuesta por la aplicación del artículo 155 de la Constitución o por la salida dialogada al conflicto?

-El mejor camino es el que hagamos juntos. Estamos ante el mayor desafío de nuestra historia, quizá sólo comparable al 23-F. Hay que dejarse de estrategias partidistas y buscar ese camino. Es difícil dialogar con quien está dispuesto a no cumplir nada de lo que el Estado de Derecho marca. Pero yo siempre abogo porque sentarse en una mesa y hablar es una buena solución.

-¿Descarta aplicar ahora el 155?

-Quien se ha saltado la ley tiene que saber que sobre él va a recaer todo el peso de la ley. Si el redactor de la Constitución hizo el artículo 155, fue pensando en un momento como este.

-Puigdemont ha llegado a plantear incluso la retirada de Cataluña de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

-Esa sería la solución deseada por la familia Pujol para salir inmune de su situación frente a Hacienda y a la Justicia.

-¿Hace bien Puig al mantener en su Gobierno a cargos de Compromís que avalan al proceso independentista?

-No me sorprende. Estamos ante un Gobierno secuestrado por Compromís y Podemos y cuyo único objetivo es intentar pasar el día.

-¿Secuestrado por qué?

-Es más que evidente que quien lleva la voz cantante en lo ideológico del Consell es Compromís.

-¿Hay riesgo de contagio del proceso catalán hacia la Comunitat Valenciana por ese liderazgo ideológico de Compromís?

-Desde luego el tufillo existe. Y no sólo es peligroso que el liderazgo de Compromís nos aboque a una situación de querer imitar el relato construido en Cataluña. Peor es el silencio cómplice del PSPV. Cada vez que el PSPV obvia la palabra provincia para transformarla en comarcas, o que obvia el término Comunitat Valenciana para hablar de País Valencià, está contribuyendo al relato que Compromís está escribiendo.

-¿Sería partidario de regular por ley la limitación de mandatos?

-Si surge de un acuerdo global sería una buena cosa. En municipios pequeños quizá no, pero en cargos de mucha exposición pública creo que es bueno. Contribuiría a que el ciudadano creyese más en la política.

-El último partido que ha planteado este debate es Cs y todo el mundo entendió que era para que Rajoy no se volviera a presentar.

-La situación que ha vivido el presidente Rajoy en estas dos legislaturas es complejísima, con dos retos tremendos como la salida de la crisis y el desafío de Cataluña. Queda mucha legislatura por delante y tiempo habrá para poder decidir lo que mejor considere.

-¿Lo lógico sería que Miguel Barrachina fuera el próximo candidato del PP a la presidencia de la Diputación de Castellón?

-Él y la dirección del partido lo decidirán. Miguel está haciendo un trabajo extraordinario en Madrid como portavoz del ministerio de Fomento, junto a ese extraordinario ministro que es Íñigo de la Serna.

-¿Qué queda de Carlos Fabra en el PP de Castellón?

-Las ganas de ganar para ser útiles a la sociedad de Castellón.

-¿Qué tal la relación entre la Diputación de Castellón y el tripartito que gobierna la Generalitat?

-Hemos intentando tender puentes, pero nos hemos encontrado con un Consell que llegó con la disposición de abolir las diputaciones y que lleva dos años buscándonos para que les paguemos sus caprichos.

-¿Qué opina de la tasa turística?

-Es un recurso de la izquierda para cobrar a quienes vienen y repartir la miseria. Lo que hay que hacer en el turismo es apoyar a los empresarios y recibir con los brazos abiertos a quien viene.

-¿A qué obedecen sus diferencias con Carmen Montón?

-Una conselleria como la de Sanidad pide a gritos a una persona con voluntad de gestionar. Y sin embargo tiene al frente a una persona que solo viene a hacer ideología. Y eso provoca que charco que encuentra, charco que pisa, llámese Ribera, IVO u hospital de Castellón.

-¿Cómo ve el debate del plurilingüismo? La Diputación de Alicante recurrió, pero ustedes no.

-Es cierto que el tema lingüístico en Castellón no es un problema. A mí no me preocupa del posicionamiento de Marzà en qué lengua estudian los alumnos, me preocupa qué están estudiando y también las capacitaciones con las que salen.

-En algún ámbito se ha puesto en cuestión el nombre de Isabel Bonig como cartel electoral autonómico en 2019...

-Isabel Bonig será la próxima presidenta de esta Comunitat.

Fotos

Vídeos