La izquierda arremete contra las cuentas de PP y Ciudadanos

Antonio Estañ, secretario general de Podemos, junto al presidente Ximo Puig y la vicepresidenta Mónica Oltra. / Efe/Biel aliño
Antonio Estañ, secretario general de Podemos, junto al presidente Ximo Puig y la vicepresidenta Mónica Oltra. / Efe/Biel aliño

El delegado del Gobierno en la Comunitat hace un llamamiento a los socialistas para apoyar «los presupuestos más sociales de la historia»

A. C. / B. F. VALENCIA.

El aumento de un 25% de la inversión en la Comunitat en los Presupuestos Generales del Estado para 2018 o las mejoras económicas para los jubilados valencianos no contentaron ayer a los partidos que forman el pacto del Botànic. Las principales fuerzas políticas de la izquierda valenciana no dudaron en arremeter ayer contra unas cuentas que vuelven a dejar a la autonomía la cola en inversión per cápita, un punto que no gusta nada a los partidos progresistas, que consideran que las mejoras son mínimas y se debería haber hecho un esfuerzo mucho mayor. Una opinión que contrasta claramente con la abanderada por la delegación del Gobierno en la Comunitat, que defendió las bondades de las cuentas, mientras que Ciudadanos trató de posicionarse en mitad de los dos bandos.

Juan Carlos Moragues Delegado del Gobierno en la Comunitat

«Son unos presupuestos para los pensionistas»

Juan Carlos Moragues, delegado del Gobierno en la Comunitat, salió ayer en defensa de los presupuestos que por la mañana había presentado Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, en el Congreso. Moragues destacó que estas cuentas para 2018 son «las más sociales de la historia» e hizo hincapié en los miles de pensionistas valencianos que se van a beneficiar de los incrementos reflejados en las cuentas, que cifró en más de 620.000. Por ello, hizo un llamamiento al PSPV a apoyar unas cuentas que aumentan la inversión territorializda en 151 millones. El delegado también recordó el aumento de la inversión respecto al ejercicio anterior y restó importancia a que se haya vuelto a dejar de lado inversiones en el transporte metropolitano de Valencia, que aseguró que se está estudiando, o el Palau de Les Arts, que justificó por la inestabilidad que se ha vivido con el cambio en la dirección y la polémica salida de Davide Livermore.

Joan Ribó Alcalde de Valencia

«El Gobierno de Rajoy pone palos en las ruedas»

Desde Compromís fueron muy críticos con los presupuestos del Ejecutivo central y no dudaron en arremeter contra las cuentas de Montoro, especialmente por el maltrato a la ciudad de Valencia. Joan Ribó, alcalde de la ciudad y una de las caras más visibles de Compromís, incidió en que los Presupuestos Generales del Estado de 2018 son «los de la desvergüenza de Rajoy con los valencianos», al considerar que el presidente del Gobierno «pone palos en las ruedas» al desarrollo económico de la ciudad. Tras conocer las inversiones anunciadas ayer, remarcó que «Valencia dará batalla por unos presupuestos justos».

En la misma línea se pronunció Fran Ferri, portavoz de la coalición en Les Corts, que mostró su disconformidad con unas cuentas «pactadas entre el PP y Ciudadanos, porque vuelven a incumplir los acuerdos unánimes de Les Corts que exigen inversiones dignas para nuestro territorio». En un comunicado, Ferri lamentó que «tanto el PP como Ciudadanos hayan engañado de nuevo a los valencianos con unas inversiones territorializadas que nos marginan, en unos presupuestos que, por ejemplo, suponen una reducción de la inversión de hasta un 40% en Alicante, la exclusión de Valencia de la subvención millonaria de transporte metropolitano que reciben Madrid, Barcelona o Canarias, o la discriminación en equipamientos culturales».

Sandra Gómez Portavoz del PSPV en la ciudad de Valencia

«Somos condenados a tener un transporte de segunda»

Los socialistas también fueron muy contundentes contra unas inversiones que criticaron que vuelven a dejar a los valencianos lejos de la media. Sandra Gómez, portavoz del PSPV en la ciudad de Valencia y secretaria general en la ciudad, denunció la falta de inversión para el transporte urbano y metropolitano de la capital de la Comunitat Valenciana que contemplan los Presupuestos Generales del Estado de 2018. «A Valencia no se la respeta», aseguró a través de un comunicado, tras conocer las partidas de Montoro, pues considera que la ciudad «se queda fuera» de las cuentas «una vez más» y se ve condenada a tener «un transporte de segunda».

Ximo Puig, presidente de la Generalitat y secretario general del PSPV, calificó de «intolerable» que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018 no incluya la subvención a la Autoridad Metropolitana de Transporte de Valencia, y pidió a PP y Ciudadanos que «rectifiquen inmediatamente» porque si no «serán corresponsables de la ignominia que padece Valencia», según informó Europa Press.

Antonio Estañ Secretario general de Podemos

«PP y Cs muestran desprecio hacia los valencianos»

Podemos, el tercer socio del Botànic, también arremetió contra las cuentas y Antonio Estañ, secretario general de Podemos y portavoz de la formación en Les Corts incidió en que «el PP y Ciudadanos vuelven a demostrar el desprecio hacia los valencianos con unos presupuestos que cronifican el déficit de inversión en la Comunitat». El líder podemista consideró que se «condena a la autonomía a la cola de las comunidades en inversión per capita junto a Baleares, Navarra y Canarias». Además, criticó que la Comunitat es la más perjudicada en la reordenación de recursos del fondo de compensación interterritorial y que tenga una inversión por habitante por debajo de la media estatal.

Vicente Ten Diputado de Ciudadanos

«Está claro que los presupuestos no son de Cs»

Desde Ciudadanos, Vicente Ten, diputado en el Congreso, apuntó que «está claro que los PGE no son de Ciudadanos», pero insistió que si que incluyen medidas propuestas y defendidas por tan sólo 32 diputados para acabar con los recortes, para reducir los impuestos a la clase media y trabajadora valenciana y para ayudar a los pensionistas y los jóvenes. En el partido naranja creen que la Comunitat se verá «beneficiada especialmente» por tener rentas por debajo de la media en la exención y «reducción de impuestos en IRPF, subida de las pensiones mínimas, incluidas las de viudedad y las no contributivas por encima del IPC, así como en las transferencias para sustentar los servicios básicos de educación, sanidad y servicios sociales».

Fotos

Vídeos