La investigación al número dos de Marzà continúa con la citación de un testigo

Un juzgado analiza si Miquel Soler cometió un delito al trabajar para el grupo socialista siendo asesor de la Mesa de Les Corts

A. RALLO

valencia. La investigación al actual número dos de Marzà, Miquel Soler, por su supuesta labor a favor del grupo parlamentario socialista cuando en realidad era asesor de la Mesa de Les Corts continúa. El órgano sigue acumulando documentación con la que aclarar si el asesor del PSPV pudo incurrir en alguna responsabilidad penal. Recientemente, el juzgado se dirigió al letrado mayor del Parlamento, por ser el responsable del personal de la Cámara, para preguntarle si Soler trabajaba allí. El letrado que ahora no existe una relación laboral entre el entonces asesor parlamentario y actual número dos de Educación. Entre las diligencias pedidas por la Fiscalía queda pendiente la citación de un testigo, según informaron desde el Tribunal Superior de Justicia. De momento, la causa, que partió de otra denuncia más del asesor del PP Luis Salom, no se dirige contra el exresponsable socialista. Lo habitual, en un buen número de instrucciones, es aguardar a practicar todas las pruebas y una vez completadas, proceder con las citaciones. También se pueden archivar las actuaciones sin la necesidad de que el supuesto beneficiado comparezca.

Los hechos se remontan a 2012. Soler, con su puesto de cargo público, quería que en el caso de que las cosas le fueran mal, tener garantías de retorno a su anterior puesto de trabajo. Por eso pidió una excedencia forzosa para conservar la antigüedad y poder reincorporarse inmediatamente tan sólo un mes después de dejar su nuevo cometido. Para poder optar a estos privilegios era necesario estar en un cargo público como personal eventual de Les Corts. La situación era bien diferente -peores condiciones- en caso de ser contratado por el partido.

Fotos

Vídeos