Intervención concluye que el diputado Rius autorizó fraccionar contratos

El portavoz de Compromís en la Diputación y responsable de Cultura, Xavier Rius. / LP
El portavoz de Compromís en la Diputación y responsable de Cultura, Xavier Rius. / LP

El informe solicitado por el presidente de la Diputación señala que en las adjudicaciones del MuVIM «no cabe el contrato menor» que permitió Cultura

D. Burguera
D. BURGUERAValencia

«Dadas las características del contrato de guías de la exposición permanente del MuVIM 'La aventura del pensamiento', no cabe la figura del contrato menor, por lo tanto su utilización supone un supuesto de fraccionamiento según lo previsto en el artículo 86.2 del Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público». Así concluye textualmente el informe que el presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, solicitó a finales del mes pasado a raíz de las informaciones ofrecidas por LAS PROVINCIAS en relación a las adjudicaciones autorizadas por el diputado de Cultura, Xavier Rius.

El análisis del interventor respecto a la contratación histórica del servicio de guías señala que en los encargos se realizan a las mismas personas, a través de distintas empresas, desde 2005.

Los auditores internos indican que hasta 2008 se establecen operaciones dentro de los límites legales. Señala también que en 2011 «se presentan 16 facturas sin expediente de contratación, ni siquiera por el procedimiento de contrato menor, que importan un total de 49.052 euros», siempre a través de la empresa Somnis. Al año siguiente el sistema es similar, la firma adjudicataria es la misma y factura 71.218 euros. Sin embargo, en el ejercicio 2013 apenas se alcanzan los 14.565 euros, mientras que al año siguiente la cifra alcanzada es de 24.257 euros.

El interventor señala que la firma vinculada al MuVIM desde 2005 registró en 2017 su mayor facturación

En 2015, la Diputación cambia de manos. El gobierno provincial se reparte entre PSPV, Compromís, EU y Podemos. En ese año se presentan solamente tres facturas que no suman ni 3.000 euros. Los responsables populares de Cultura en la Diputación consideraron que la operatividad de la exposición era nula. Sin embargo, a finales de diciembre, el diputado Xavier Rius y el director del MuVIM, Rafa Company, anuncian que reabren la exposición permanente, un objetivo que debía cumplirse a toda costa. Era una prioridad de Company (uno de los principales impulsores de la exposición cuando el museo se puso en marcha durante la década anterior) que Rius avaló por considerarlo un símbolo del inicio de la nueva etapa cultural de la Diputación de Valencia. Sin embargo, Intervención confirma, tal y como desveló este periódico, que el mismo servicio de guías recaló en tres contratistas distintos que están totalmente vinculados: Somnis, Francisco Ramón, uno de sus administradores, y Eva M. H., también administradora y mujer de Ramón.

El informe no realiza valoraciones respecto a la relación familiar (su hermano y su cuñada) de los adjudicatarios y del entonces asesor del propio Rius, que actualmente es teniente alcalde de Paterna pero que ejerció labores de asesoría al diputado de Cultura desde el inicio de la actual legislatura hasta octubre de 2016. Año durante el cual la suma de los tres contratistas en concepto de servicio de visitas guiadas asciende a 34.995 euros. El interventor señala que durante el año pasado se continuó con la práctica de tri-contratar a la empresa y a la pareja de administradores por separado, lo que les permitió facturar la mayor cantidad anual registrada en su relación con el museo: 71.299,85 euros. La relación del MuVIM con estos actores empresarios ha supuesto a los contratados un total de 268.526 euros desde 2011.

«A la vista del volumen de contratación no caben contratos menores sucesivos», señala el interventor, quien incide en que «tampoco puede utilizarse la contratación menor porque al tratarse de contratos sucesivos, la aplicación del valor estimado del contrato supone importes que superan los límites cuantitativos de la contratación menor». Tras el análisis, Intervención concluye que «no cabe» la figura del contrato menor y que su utilización ha supuesto «un supuesto fraccionamiento», una práctica que actualmente ha supuesto que el alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, esté inmerso en un procedimiento judicial en calidad de investigado.

El informe señala igualmente que en junio del año pasado se inició el procedimiento abierto del servicio de exposición del MuVIM. El interventor señala que a partir del 13 de noviembre se realizó la contratación a través de un concurso a favor de Eulen, «por lo tanto se considera cubierta la situación contractual conforme a ley». La urgencia por poner en marcha la permanente del museo supuso, de este modo, que durante más de año y medio se autorizasen sistemáticamente adjudicaciones señaladas como fraccionamiento de contratos. Rius, que al tener noticia de que Rodríguez había solicitado a Intervención un informe señaló que se trataba de un procedimiento extraño, argumenta desde hace semanas que lo importante es que actualmente se presta el servicio a través de un concurso público. Para el diputado, las informaciones sobre los contratos eran «como mirar al dedo y no a la Luna». El problema es que el dedo, el suyo, autorizó el fraccionamiento de contratos durante más de año y medio.

Fotos

Vídeos