«Nos interesa más la sanidad que el nacionalismo»

De las 7.000 quejas que hubo en 2017 solo cinco hicieron referencia al uso del catalán y dos al del castellano, afirma Miguel Lázaro, natural de Teruel, presidente del Sindicato Médico de Baleares, el mayoritario entre los médicos. «Es un problema inventado, creado por los políticos y que no tiene nada que ver con las reclamaciones de los usuarios», comenta Lázaro. «Se llegaron a oponer hasta ocho gerentes de hospitales por carta, porque es una locura. No nos oponemos al catalán, sería absurdo oponerse a un idioma, que es algo que suma. Y nos parece bien que sea un mérito, para fomentarlo. Pero nos interesa más el servicio sanitario que la agenda nacionalista. Tenemos un problema enorme para atraer y consolidar personal médico y el 'requisitazo' lo haría aún más difícil porque la mayoría del personal sanitario de Baleares llega de otras comunidades autónomas». Médicos baleares que hablan catalán como lengua vehicular se manifiestan en contra del decreto. «A mí no me afecta directamente, pero es que me parece una chorrada. Incluso sin ser un requisito, que tenga tanto peso como mérito en la oposición me parece mal. Da más puntos el catalán que a una tesis. A los estudiantes les recomiendo catalán antes que un máster si quieren plaza aquí».

Fotos

Vídeos