El independentismo catalán aviva a sus aliados en Valencia

Les Corts. La vicepresidenta Mónica Oltra y el conseller Vicent Marzà. / efe/j. c. c.
Les Corts. La vicepresidenta Mónica Oltra y el conseller Vicent Marzà. / efe/j. c. c.

Las críticas iniciales por las detenciones del 20 de septiembre y los incidentes del 1-O han dado paso a posiciones más moderadas | El desafío secesionista despierta a los partidarios del soberanismo, que cuestionan a las Fuerzas de Seguridad y el mensaje del Rey

J. C. Ferriol
J. C. FERRIOLValencia

El desafío secesionista impulsado por el independentismo catalán ha generado algunas derivadas significativas en la Comunitat. Las más vistosas, en las últimas horas, de la mano del desembarco en tierras valencianas de algunas de las entidades financieras catalanas que han optado por escapar de un 'procés' que va camino a ninguna parte. Pero no es la única. Desde que jueces y fiscales pusieron en marcha el operativo para frenar el referéndum ilegal, algunas voces en la Comunitat comenzaron a dejarse oír, mostrando su respaldo o su solidaridad con el independentismo.

La macro operación judicial y policial contra los preparativos del referéndum que tuvo lugar el pasado 20 de septiembre, y que se saldó con 14 detenidos, permitió asomar las primeras voces valencianas que mostraron su alianza con el independentismo. Otro tanto ocurrió con los sucesos del 1 de octubre, el día que se celebró el referéndum ilegal, en el que el soberanismo se resistió a cumplir el mandato de los tribunales de justicia y protagonizó diversos incidentes con los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, mientras los mossos permanecían en una actitud tibia -su máximo responsable, Josep Lluis Trapero, está siendo investigado por sedición-.

El mensaje del Rey Felipe VI sobre Cataluña, advirtiendo de que es «responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional», tampoco resultó del agrado de algunos de esos responsables políticos valencianos que, de la mano del independentismo catalán, han mostrado sus simpatías por el procés. Un entusiasmo, no obstante, que ha ido dejando paso a una actitud más contenida, en paralelo a las dudas que la posible declaración unilateral de independencia genera entre el soberanismo.

Carles Mulet «Todos intentan guardar su silla, y el Rey el primero»

El polémico senador de Compromís, el mismo que ha llegado a dirigir preguntas al Gobierno sobre un eventual apocalipsis zombi y que rompió una fotografía de Susana Díaz en el Senado, se mostró muy crítico con el mensaje del Rey en el que cuestionó el desafío secesionista. Mulet consideró que Felipe VI se erigió en portavoz del Gobierno «y el mensaje que dejó entre líneas es mano dura y aplicar el 155». Los acontecimientos de Cataluña, dijo, demuestran «un fin de ciclo político» en el que «todos están intentando guardar su silla, y el Rey el primero».

Empar Marco «Injustificable la violencia que provocan las fuerzas de orden público del Estado»

La directora general de À Punt aprovechó una red social para considerar «lamentable y absolutamente injustificable la violencia que está provocando las fuerzas de orden público del Estado en Cataluña», con motivo del 1-O. Días antes había aplaudido un tuit del conseller de Hacienda, Vicent Soler, en el que consideraba que las urnas eran el mejor invento para resolver conflictos. «Efectivamente, democracia y libertad de expresión», proclamó Marco.

Josep Nadal «El Sabadell és el responsable del Model Alzira. Ací no els volem»

El diputado de Compromís cargó el pasado jueves contra la decisión del Banco Sabadell de trasladar su sede social a Alicante. 'Ací no els volem', escribió en una red social. El comentario provocó la respuesta contundente de su partido, que desautorizó sus palabras y dio la bienvenida a la entidad catalana.

Mónica Oltra «Detener a gente antesdel 1-O es vulnerar la Constitución»

La vicepresidenta del Consell ha protagonizado un viaje de ida y vuelta con sus declaraciones. Primero, cuestionó las detenciones del 20 de septiembre y consideró que realizarlas antes del 1-O era «vulnerar la Constitución». Sólo unas horas después, en cambio, se mostró partidaria de que Puigdemont aplazara el referéndum. Y esta semana, sin embargo, ha puesto en cuestión las palabras del Rey.

Enric Morera «El 1-O se verá favorecido por la acción represiva y autoritaria del Gobierno»

El presidente de Les Corts fue de los primeros en cuestionar las 14 detenciones de cargos de la Generalitat que preparaban el 1-O. El dirigente de Compromís consideró que «la acción represiva y autoritaria del Gobierno» hará que «los demócratas catalanes y del Estado den un apoyo masivo al referéndum» del 1 de octubre. Esta semana, en cambio, moderó su posición y mostró su confianza en que Cataluña no cayera por el precipicio.

Vicent Marzà «Hace falta diálogo, la represión no es la solución»

El conseller de Educación se refirió a las detenciones practicadas el 20 de septiembre en Barcelona. Y en contraste con el discurso moderado exhibido por el Consell -Oltra ya había pedido a Puigdemont que aplazara el 1-O-, optó por acusar al Gobierno central de practicar la «represión» en lugar de apostar por el diálogo en Cataluña. El conseller consideró incluso que la voluntad de los independentistas catalanes «se debe respetar». Marzà, que mucho antes de ser conseller llegó a proclamar que los 'paisos catalans' eran una realidad más allá de lo que dijera el Estado, ha optado los últimos días por guardar silencio sobre la evolución de los acontecimientos en Cataluña.

Esperança Camps «La proporcionalidad (de la policía) ya ha dejado761 heridos»

La mano derecha de la directora general de À Punt, que se mostró entusiasmada el pasado mes de junio con una crónica sobre el anuncio de Puigdemont de la fecha del 1-O, ha dejado entrever en redes sociales su posición sobre la crisis catalana. Primero, informando de los lugares en los que se podría votar el 1-O, y después, aludiendo con ironía a la «proporcionalidad» de la actuación de la policía el pasado domingo que dejaba 761 heridos.

Àgueda Micó «Detenciones sin orden judicial: presos políticos y estado judicial»

La secretaria general del Bloc ha dado voz a la posición más pro-referéndum en el seno de Compromís. La dirigente nacionalista ya proclamó a mediados de septiembre que entendía la celebración del 1-O porque «no se estaba dejando otra salida al pueblo catalán». Tras las detenciones del 20 de septiembre publicó en una red social que «hacer detenciones sin orden judicial: presos políticos y estado judicial». El 1-O escribió que «pese al odio del Estado, urnas llenas de democracia y esperanza», en alusión a la votación en Cataluña que había sido suspendida por el Tribunal Constitucional. Y tras la intervención del Rey Felipe VI, Micó escribió «árbitro comprado, pito regalado» en la misma red social.

Eliseu Climent «Lo mejor que pueden hacer los catalanes es irse»

El máximo exponente del catalanismo en la Comunitat Valenciana reconocía en una entrevista en Levante hace dos semanas que «lo mejor que pueden hacer los catalanes es irse». El editor y fundador de Acció Cultural hablaba de «represión» y señalaba que «con la ley y solo la ley, estaríamos en la prehistoria». Pese a la inequívoca posición de Climent, Acció Cultural ha querido marcar distancias con la CUP, Arran y otros movimientos independentistas, asegurando que la manifestación de mañana por la tarde no tiene nada que ver con el 'procés'. Un gesto que encaja con la propia división que parece abrirse en Cataluña entre partidarios y detractores de la declaración unilateral de independencia.

Vicent Soler «Las urnas son el mejor invento de la humanidad para resolver conflictos»

El conseller de Hacienda se despachó el 16 de septiembre con un mensaje en redes sociales que no dejaba lugar a dudas respecto a su posición sobre el 1-O. Su posición contrastó con la del jefe del Consell, Ximo Puig, que a lo largo de estos meses se ha limitado a expresar su preocupación por la situación de Cataluña, y a reclamar diálogo para buscar una solución entre el Ejecutivo central y la Generalitat.

Fotos

Vídeos