Los hoteleros creen que la tasa turística prueba la falta de rumbo del tripartito

Turistas en Valencia. / juanjo monzó
Turistas en Valencia. / juanjo monzó

Hosbec arremete contra la regulación del impuesto y la achaca a la «intrascendencia de la Comunitat» frente al Gobierno central

BURGUERA VALENCIA.

Si el Consell tenía alguna duda de la resistencia del sector hotelero a la tasa turística impulsada por Podemos y Compromís, con la abstención del PSPV, ayer pudieron comprobar que el sector no va a mantener una actitud sumisa en el debate que desde Presidencia de la Generalitat se pretende abrir. La aprobación el jueves en Les Corts de una resolución podemista para impulsar un impuesto que grave las pernoctaciones se ha recibido por los hoteleros con un malestar mayúsculo que hicieron público sin maquillaje alguno.

Con los votos a favor de podemistas y nacionalistas, y la abstención de los socialistas y Ciudadanos (el PP rechazó la propuesta pero se quedó en minoría), la Cámara valenciana abrió la puerta a aplicar una tasa turística. El rechazo de la patronal hotelera no se hizo esperar ni 24 horas. Durante la mañana de ayer, el presidente de la patronal valenciana CEV, Salvador Navarro, consideró que deberían sondearse otras opciones antes de aplicar la tasa, si bien se remitió a lo que más adelante quisieran señalar los empresarios del sector. A primera hora de la tarde, la patronal de Benidorm y su entorno (HOSBEC) se pronunció con contundencia.

Los hoteleros emitieron un comunicado con «un mensaje claro a todos los grupos políticos» de Les Corts, consistente en su «más firme oposición a cualquier tipo de tasa o tributo que quiera crearse para gravar específicamente a la actividad hotelera y del alojamiento reglado».

«La aprobación realizada con nocturnidad no es más que el reflejo de la ausencia clara de proyecto y objetivo claro» de la tasa, «que viene a sumarse a la ya asfixiante presión fiscal que sufren las empresas de esta Comunitat». El voto a favor de Podemos y Compromís, dos de los firmantes del pacto del Botánico que sostiene al Consell, y la abstención del PSPV y Ciudadanos no ha gustado nada en el sector. «La irrelevancia de la Comunitat para arreglar el problema de la financiación autonómica vamos a pagarla los empresarios hoteleros y de alojamiento turístico», señaló Hosbec en su comunicado, un lamento que achaca directamente la infrafinanciación a la escasa efectividad de los políticos valencianos.

Los empresarios no han 'comprado' la posición intermedia que pretenden adoptar los socialistas, que el PSPV intentó escenificar con su abstención. La arremetida de Hosbec ha tocado todos los palos del tripartito. «No hay un proyecto claro de destino de una futura recaudación sino simplemente un afán recaudatorio. Con este tipo de políticas, la Comunitat podría convertirse en una tierra hostil para el turismo», lamentan los hoteleros, una reacción contraria muy temida por parte del Consell, especialmente desde las filas socialistas, que se resistieron a votar a favor de la medida en Les Corts si bien facilitaron la aprobación de la resolución presentada por Podemos a través de su abstención. Desde las diputaciones de Alicante y de Castellón, gobernadas por el PP, mostraron también su rechazo a la medida, que el conseller de Hacienda, Vicent Soler, intentó matizar ayer la medida ofreciendo una fórmula «a la valenciana» para su aplicación, negociando con el sector.

Fotos

Vídeos