La Guardia Civil destapa una red de tratamiento ilegal de residuos peligrosos

Unas 3.000 toneladas de residuos peligrosos se han eliminado sin tratamiento previo

J.V. MUÑOZ-LACUNA

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) ha detectado una red de tratamiento ilegal de residuos peligrosos que habría eliminado sin tratamiento unas 3.000 toneladas de este tipo de residuos.

Las investigaciones se iniciaron el pasado año cuando los agentes descubrieron que un gestor de estos residuos de una empresa química de Madrid simulaba transportarlos hasta una planta de Soria para, supuestamente una vez tratados y aplicados los procesos descontaminantes, trasladar el producto final a otra planta de Guadalajara donde eran eliminados una vez perdida su condición de peligrosos.

En realidad, tales viajes no existían pues los residuos peligrosos sin descontaminar acababan en una planta de Chiloeches (Guadalajara), la misma que ardió en agosto de 2016. Las pesquisas de la Guardia Civil, que siguen abiertas, apuntan a presuntas responsabilidades de las empresas que están siendo investigadas por delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente, estafa y falsedad documental. En concreto, la Guardia Civil está investigando a cinco personas en Barcelona y Madrid.

Según los investigadores, la gravedad de los hechos presenta otras vertientes delictivas como el uso de placas ADR de identificación de mercancías peligrosas fraudulento que imposibilitaría adoptar medidas correctas por parte de los servicios de emergencia en caso de accidente.

Fotos

Vídeos