Las grietas entre Podemos y Compromís se acentúan tras las críticas de los nacionalistas

Mónica Oltra junto a Pablo Iglesias en un acto de campaña.
Mónica Oltra junto a Pablo Iglesias en un acto de campaña. / EFE

Los podemistas en la Comunitat se revuelven contra su socio electoral, que les compara con el PP y les acusa de no pasar de la protesta

JOAN MOLANO / ARTURO CERVELLERA Valencia

El matrimonio político entre Compromís y Podemos nunca ha sido un camino de rosas. Dentro de las dos formaciones siempre ha habido sectores importantes que se han opuesto a la decisión de presentarse en una misma lista a las elecciones generales. Los buenos resultados en votos y escaños y el 'sorpasso' a los socialistas en la Comunitat provocaron que las voces disonantes se acallaran pero las acusaciones cruzadas entre ambas formaciones vuelven a salir a la luz cada cierto tiempo.

Primero fueron las declaraciones de Pablo Iglesias el pasado junio asegurando que las élites nacionalistas estaban atadas al PSOE y que desconocían la historia de las mociones de censura, después vino la respuesta de los cargos de Compromís, llamando al máximo dirigente de Podemos «ignorante», y ahora un nuevo episodio. En esta ocasión las críticas provenían del Bloc (socio mayoritario dentro de la coalición) por parte de Jordi Sebastià, exeurodiputado y exalcalde de Burjassot, y Marta Sorlí, diputada nacionalista en el Congreso. Sebastià, en referencia a la defensa del valenciano, aseguró que «Antonio Estañ y sus colegas», en alusión al actual secretario General de Podemos en la Comunitat y su círculo más cercano, van de la mano del «PP, el Tribunal Superior de Justicia y de los de la defensa del castellano». Por su parte, Sorlí destacó en una entrevista concedida al diario El Mundo que su formación, a diferencia de Podemos, «pasó de la protesta a la propuesta». Dos declaraciones que no sentaron nada bien en el seno del partido morado, que no dudó tanto en público como a nivel interno en contestar a sus socios electorales.

Voces autorizadas de los podemistas en la región quisieron recordar que si Sorlí ha conseguido su escaño en el Congreso por la provincia de Castellón ha sido gracias a las siglas de A la valenciana, la coalición electoral que integró a Compromís, Podemos y EUPV. Enric Pla, alcalde de Vinaròs y miembro del máximo órgano de dirección regional, aseguró que Sorlí «tiene una especie de Alzheimer político que le hace olvidar por qué y cómo llegó al Congreso, quién le dio soporte y a quién dijo que representaría». Unos comentarios que fueron expuestos a través de un mensaje interno en la red social Telegram, al que ha tenido acceso este periódico. El alcalde de Vinarós recalcó que «lo peor que te puede pasar en la vida es olvidar quién eres y a quién le debes tu posición».

César Jiménez, diputado de Podemos en Les Corts, también se pronunció en redes sociales acerca de la polémica. Jiménez apuntó directamente a los dos dirigentes del Bloc -Sebastià y Sorlí- al sostener que en ese partido «el debate interno no va sobre cuáles son las mejores propuestas para el País Valencià». El diputado tampoco dudó en recordar a Compromís que la formación morada trabajó en las diferentes comarcas de Castellón para convertir a Sorlí en parlamentaria.

Un trabajo que, indicó, lo llevaron a cabo pese a «la falta de reciprocidad» por parte de Compromís. Jiménez subrayó que algunos miembros de la coalición nacionalista no apostaban por votar a la alianza en los comicios por concurrir de la mano de Podemos. «Puede que Marta Sorlí no se sienta representante nuestra en las comarcas de Castellón y, puede que por eso, no le interesen nuestras invitaciones a que nos cuente de primera mano cuál es su trabajo en el Congreso», remarcó el diputado autonómico en referencia a las convocatorias que habría rechazado la diputada. Además, Jiménez acusó a la representante nacionalista de plagiarle una propuesta sobre la paralización de una línea de alta tensión entre Morella y Almassora.

En redes sociales también ha habido dirigentes del partido morado que no han dudado en criticar las palabras de los nacionalistas. Alejandro Micó, regidor del ayuntamiento de Foios y cercano a la dirección que lidera Antonio Estañ (formó parte de su lista en las primarias), manifestó que Podemos «protesta y gobierna» y acusó a los nacionalistas de «edulcorar las miserias y disfrazarse de 15M» pese a ser un partido que proviene de la transición. Con más calma se pronunció Pilar Lima, senadora valenciana, que afirmó que la parlamentaria «falta a la verdad» y destacó que entristece ver este tipo de declaraciones de su socio electoral. Tanto Sorlí como Sebastià están integrados en Compromís bajo las siglas del Bloc. La formación mayoriaria dentro de Compromís siempre ha sido el sector que más se ha mostrado en contra de concurrir en la misma lista electoral que Podemos e incluso sus bases llegaron a votar en contra del proyecto conjunto en una consulta telemática.

Los dirigentes de Compromís y Podemos no son los únicos que han querido resaltar las diferencias entre las dos formaciones. Tal y como publicó LAS PROVINCIAS, los datos de la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), revelan que un tercio de los votantes de A la Valenciana nunca apoyaría a Compromís o a Podemos. Una muestra más del desgaste y del descontento existente por parte de las bases electorales hacia la coalición que se estableció de cara a las comicios generales.

Las polémicas declaraciones se producen en un momento decisivo para la permanencia de la coalición electoral. Desde Compromís, distintos dirigentes como el diputado Joan Baldoví ya han defendido que no ven con buenos ojos el pacto para las elecciones autonómicas y locales. Sin embargo, no es sólo en la cúpula nacionalista donde se apuesta por replantearse el pacto. El líder de Podemos en la Comunitat, Antonio Estañ, aseguró en una entrevista reciente concedida a Efe que de cara a los próximos comicios de 2019 no habrán «negociaciones de cuotas a la vieja usanza», consistentes en «pactos por arriba». El secretario general podemista apostó por acudir a unas «primarias conjuntas» en el caso de que se repita la coalición.

Otro de los rifirrafes entre podemistas y nacionalistas se dio a principios del pasado mes de junio. Entonces, el líder nacional de Podemos, Pablo Iglesias, arremetió con dureza contra la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, y contra la coalición nacionalista de Compromís. En ese caso, el descrédito de Oltra a la moción de censura de Podemos al Gobierno de Mariano Rajoy -si no se puede ganar es algo inútil, dijo la vicepresidenta en su día- propició una enérgica reacción de Iglesias. Este abordó la situación de la propia coalición nacionalista y criticó la ausencia de una consulta a las bases para que dieran su opinión acerca de la moción de censura. «Ha habido una diferencia enorme entre las élites de Compromís -del Bloc Valencià, una fuerza históricamente muy conservadora- y la propia Mónica y lo que seguramente piensan sus votantes y sus bases, que creo que están más cerca de nosotros que del PSOE», declaró. Asimismo aseguró que lamentaría que esa tesis se confirmara y que la vicepresidenta del Consell estuviera más próxima a las tesis socialistas que al ideario de la formación morada.

Las respuestas desde Compromís no tardaron en llegar. Entre ellas destacaron las del diputado autonómico Josep Nadal, que afeó la «ignorancia» de Iglesias sobre política valenciana; la de la corriente «Bloc i país» (facción del partido nacionalista integrado en Compromís), quienes replicaron que el Bloc «tiene un historial y un presente de servicios que ya quisiera Iglesias para él mismo y para su formación» y la contestación de la recién nombrada portavoz de los nacionalistas, Águeda Micó, quien declaró que el máximo dirigente de Podemos «patinó por una rabieta» al ver que desde la coalición no le hacían «seguidismo».

Fotos

Vídeos