González Pons se centra en Europa

El vicepresidente del PPE, Esteban González Pons. / juan j. monzó
El vicepresidente del PPE, Esteban González Pons. / juan j. monzó

El vicepresidente del PPE mira hacia Bruselas y su entorno lo ve descartado completamente como candidato ideal para la alcaldía de Valencia El valenciano aspira a repetir como eurodiputado del PP

BURGUERA ENVIADO ESPECIAL

bruselas. Esteban Esteban González Pons, vicepresidente del grupo popular europeo, 53 años, con buenas perspectivas profesionales en Europa para ser uno de los puestos principales en la lista del PP en las elecciones europeas, con una buena situación personal, pacificado tras una estancia en Bruselas donde se puede hablar con el PSOE sin miedo a la presión mediática. El eurodiputado valenciano está centrado en Europa, preparando una reunión del PP Europeo (PPE) en Valencia, el denominado 'Bureau', que se celebrará del 7 al 9 de marzo en el Hotel Westin. Las fechas coinciden con un debate candente, el de quién será el candidato (o candidata) del PP en los comicios municipales de 2019.

La reunión del 'Bureau' está fijada desde hace dos años, pero su coincidencia con todas las especulaciones sobre el candidato del PP a la alcaldía ha supuesto que la rumorología aún se haya disparado más por la posibilidad de que fuese su puesta de largo como el alcaldable popular a Valencia. Sin embargo, en los pasillos del Parlamento Europeo, esa posibilidad se descarta. El propio Esteban González Pons, ayer por la mañana en una reunión con los periodistas admitió su convencimiento de haberse reinventado como político, con un modo de actuar al margen de las turbulencias informativas, lo que le sitúa muy lejos de un perfil de batalla pura y dura, casa por casa desde el Cabanyal hasta Benimàmet para conquistar la alcaldía de Valencia. El entorno de González Pons señala que ya está descartado completamente tanto por su parte como desde Génova. Es algo sabido y pactado con con los despachos más importantes del PP, si bien no se ha querido que ese posicionamiento de González Pons se interpretase como un desprecio a la candidatura de la capital del Turia.

De este modo, el 'Bureau' de Valencia no sería una puesta de largo de un candidato alcaldable sino comisariable, un posible (que no probable) comisario europeo.

El 'Bureau' en Valencia no será una puesta de largo de González como alcaldable, sino como comisariable

González Pons habla de Valencia y de la política nacional, pero piensa ya en formato bruselino. Su entorno señala que «no ambiciona» ser comisario y que estaría cómodo acompañando en la lista a quien prefiera Génova, algo similar a lo que ya ocurrió en los anteriores comicios europeos, tras los cuales fue Arias Cañete el comisario y él se situó como líder del PP español en Bruselas y vicepresidente del PPE.

El «debate de nuestro tiempo» para el valenciano es que la robotización sustituirá a una gran masa salarial, que los jóvenes ven su futuro amenazado y la inmigración competirá en un entorno de salarios bajos que sitúa el Estado de Bienestar al borde de los muros, el 'Brexit' y los nuevos nacionalistas. No está González Pons en los temas locales, sino en los globales aunque comenta en los corrillos su simpatía por Manolo Mata, el síndico del PSPV en Les Corts, que aún es capaz de aguantar el pulso de una política tan caliente como la de la Comunitat, donde cualquier pacto PSPV-PP se entiende como una traición.

El vicepresidente del PPE parece que lleva meses con su idea de mantenerse en el candelero europeo, pero ese miedo a que se interpreten sus palabras como un desaire a la candidatura quizá haya dado alas a un perfil que, según la idea del eurodiputado, debe ser muy diferente al suyo: una generación distinta, sin un pasado político dilatado pero que sea una cara reconocible porque, según recuerda, «hay gente que en Valencia aún me para porque me veían de portavoz del Consell y de eso hace más de diez años». El problema es que sin una televisión en funcionamiento, apostar por una cara demasiado nueva podría ser también un riesgo. La cuestión es cuándo se sabrá eso, algo que desde el propio PP se ignora. La situación no es la normal: con muchos frentes abiertos.

Más

Fotos

Vídeos