El Gobierno pide al Consell que aclare sus tensiones de liquidez para adelantarle 1.500 millones

El ministro Montoro junto al presidente Puig. / efe
El ministro Montoro junto al presidente Puig. / efe

No cierra la puerta a entregar anticipos como los de 2016 y 2017, aunque recuerda que la Comunitat dispone de 2.000 millones más

F. M.

valencia. El Gobierno central está dispuesto a entregar a la Comunitat Valenciana un anticipo a cuenta de la liquidación del sistema de financiación autonómica. Eso sí, primero el Consell tiene que solicitarlo -al mediodía de ayer aún no lo había hecho-, y además debe de concretar cuáles son los problemas de tesorería que le obligan a enviar ese SOS financiero al ministerio de Hacienda.

Esa fue la respuesta ofrecida ayer por fuentes gubernamentales al anuncio realizado por Ximo Puig tras reunir el lunes a la comisión mixta sobre financiación autonómica y anunciar la solicitud de los 1.500 millones que corresponden a la liquidación, este 2018, de los fondos correspondientes a la financiación autonómica de 2016.

Las mismas fuentes aseguraron que el Ejecutivo central está dispuesto a prestar el máximo apoyo a la Comunitat Valenciana. Y recordaron que la ley que regula el sistema de financiación autonómica, aprobada en 2009, establece en su artículo 64 que el Tesoro «podrá efectuar anticipos a las Comunidades Autónomas a cuenta de los recursos que hayan de percibir a través de los Presupuestos Generales del Estado correspondientes a la cobertura financiera de los servicios transferidos, para que aquéllas puedan hacer frente a desfases transitorios de tesorería, como consecuencia de las diferencias de vencimiento de los pagos e ingresos derivados de la ejecución de sus presupuestos».

Las mismas fuentes recordaron que el Gobierno valenciano ha solicitado en los últimos dos años anticipos de la liquidación del sistema de financiación. En concreto, de 581 millones en 2016 y de 494 en 2017. Los de este último ejercicio se resolvieron ya en junio -sólo unas semanas antes de la fecha prevista en el calendario (la liquidación se efectúa en julio)-. Los de 2016, en cambio, comenzaron a llegar a la Comunitat desde principios del mes de febrero, en cuantías sucesivas que nunca excedieron los 180 millones de euros, condicionadas a las tensiones de liquidez que el Gobierno valenciano iba revelando.

En todo caso, ni en 2016 ni en 2017 se llegó a efectuar un anticipo de la liquidación tan cuantioso como el reclamado el lunes por Puig. Los 1.500 millones que reclama el Gobierno valenciano encuentran su justificación en el bloqueo de los nuevos Presupuestos Generales del Estado, y en la necesidad, según fuentes de la administración autonómica, de suplir esa falta de ingresos previstos mientras se aprueban las cuentas del próximo año. Fuentes del Ejecutivo central remarcaron, no obstante, que la Comunitat Valenciana ha ido viendo incrementados sus ingresos por la financiación en los últimos años en más de 2.000 millones de euros.

Por otro lado, el portavoz del PSPV, Manolo Mata, anunció una iniciativa para exigir al Gobierno de Rajoy la transferencia inmediata de la liquidación del sistema de financiación de 2016 (1.500 millones de euros), mantener las entregas a cuenta en las cantidades previstas en julio de 2017 (353 millones de euros) y establecer un déficit asimétrico para la Comunitat.

Fotos

Vídeos