Génova insta a hacer borrón con el pasado tras la nueva condena del caso Gürtel

Pablo Casado ayer tras la junta directiva que el PP celebró en Madrid. / efe/chema moya
Pablo Casado ayer tras la junta directiva que el PP celebró en Madrid. / efe/chema moya

La presidenta de los populares valencianos atribuye la sentencia a hechos de antaño y afirma que en España «quien la hace la paga»

S. P./AGENCIAS

valencia/madrid. A pesar del mal trago que suponía la nueva sentencia del caso Gürtel que condena la financiación irregular del PP valenciano en los comicios de 2007 y 2008, algunos dirigentes como el vicesecretario de Comunicación de Génova, Pablo Casado, la propia presidenta de los populares de la Comunitat, Isabel Bonig, y el exministro de Justicia, Rafael Catalá, no dudaron ayer en dar la cara. Tras la junta directiva nacional de la formación en la que se decidía la fecha del congreso extraordinario, Pablo Casado declaró que la sentencia de la rama valenciana de esta trama es una «lamentable noticia más» tras la que hacer «un borrón» con lo que no ha funcionado en el pasado.

El dirigente del PP destacó que hay que tener muy claro que no pueden volver a suceder hechos de ese tipo y recordó que su partido ya ha hecho todo lo posible legislativamente para hacer frente a ese tipo de conductas.

«Ahora hay que hacerlo en el ámbito orgánico, y es que cualquier persona que haya hecho mal, pague por ello, y nosotros miremos al futuro, nos fortalezcamos y sigamos trabajando», afirmó. Casado también hizo un llamamiento a quedarse con todo lo positivo que supone el PP.

Sánchez Camacho dice que el PP necesita un líder fuerte «y dejar atrás la corrupción»

Isabel Bonig, por su parte, aseguró que las actitudes reflejadas en la sentencia de la rama valenciana de la trama Gürtel «corresponden al pasado». La dirigente popular concluyó que el partido ya ha «aprendido la lección» y trabaja para que estos hechos «no vuelvan a producirse».

Para Bonig la sentencia es «una muestra clara de que en España no existe impunidad» y «quien la hace la paga».

Bonig quiso dejar claro que las personas que aparecen en esa sentencia «ya no ocupan ningún cargo orgánico dentro del PP», puesto que muchas ya pidieron la baja en el partido y a otras, sin embargo, se les abrió expediente. La presidenta del PPCV reconoció que se «acreditan unos hechos» que el partido «reconoce» y por los que ya se han asumido responsabilidades políticas.

La dirigente de los populares valenciano incidió en que a pesar de que todavía no había podido leer la sentencia en profundidad, manifestó «el respeto total y absoluto» del partido a todas las sentencias judiciales y a esta en concreto «que demuestra que en España no hay impunidad para nadie».

«Les puedo asegurar que en el PP en general, y en particular en la Comunitat Valenciana, hemos aprendido la lección y estamos trabajando de formar correcta para que estos hechos no vuelvan a producirse», afirmó. Bonig destacó la renovación y transformación realizada por el partido tanto en la Comunitat valenciana, como en otras autonomías, a través de un «proceso participativo» en el que no solo se hizo una renovación «de personas» sino también de proyecto político.

Rafael Catalá, exministro de Justicia, afirmó que el PP acata «siempre las sentencias, tanto las que le gustan más como las que le gustan menos».

En una línea similar Alicia Sánchez Camacho, expresidenta del PP catalán y diputada, pidió respeto a las decisiones judiciales, afirmó que el partido está ante una «nueva etapa» en la que lo importante es tener «un liderazgo fuerte» y dejar «atrás la corrupción». No quiso opinar sobre la sentencia porque todavía no la había leído, aunque afirmó que lo importante es iniciar «una nueva etapa que deje atrás la corrupción y que abra muchas expectativas y oportunidades a los españoles».

Por su parte, el expresidente de Baleares y senador José Ramón Bauzá, al ser preguntado por la sentencia de la rama valenciana de la trama Gürtel, manifestó que con la corrupción hay «tolerancia cero».

Más

Fotos

Vídeos