La fiscalía recuerda las causas pendientes de Blasco para frenar el otro permiso

Blasco regresa a la prisión. / DAMIAN TORRES
Blasco regresa a la prisión. / DAMIAN TORRES

El ministerio público recurre la decisión directamente a la Audiencia tras la resolución del juzgado de Vigilancia Penitenciaria

A. RALLO

valencia. Rafael Blasco disfrutó el pasado fin de semana de tres días de permiso. Fue su primera salida tras más de dos años y cuatro meses privado de libertad por la condena por desviar dinero destinado a Cooperación. La fiscalía, que ya se opuso a la concesión de este privilegio, ha redoblado sus esfuerzos para evitar que se materialice el segundo de los permisos autorizado por el juez.

El ministerio público acude directamente a la Audiencia para que corrija la decisión del juzgado y anule los permisos antes de que el exdirigente popular pueda salir de nuevo. La acusación recuerda al tribunal las dos causas por corrupción que todavía tiene pendientes el interno. No se trata de asuntos menores. Anticorrupción reclama 16 años de prisión al exconseller por este asunto en el que se han investigado donaciones a otras ONG´s que supuestamente controlaba el entorno de Augusto César Tauroni.

De igual modo, en el mismo procedimiento, también pretenden que se juzgue el controvertido asunto del hospital que la Generalitat Valenciana quería levantar en Haití tras el terremoto. La elevada petición de pena alimenta el riesgo de fuga del interno. A esto se suma la condena que todavía le resta y la complicada situación familiar, con sus más allegados (su mujer Consuelo Císcar y el hijo de ambos) salpicados directamente por las numerosas irregularidades detectadas en el caso del IVAM. Este sería otro de los motivos que sustentan la petición de la fiscalía: evitar que pueda huir ante el complicado horizonte judicial.

El juez de Vigilancia Penitenciaria valoró otras circunstancias para conceder el permiso pese al criterio en contra de la fiscalía y de la Junta de Tratamiento de la propia prisión, que siempre se ha opuesto a la salida de este interno.

Pero el magistrado subrayó que el exconseller ya no puede volver a delinquir de esa forma porque no ocupa ningún puesto en la administración. Además, recordó que ya ha cumplido un tercio de la pena que le impuso el Tribunal Supremo. Los permisos se pueden solicitar a partir del momento en el que se cumple un cuarto de la condena. La edad también fue otro factor a favor del recluso. Blasco tiene 72 años.

Fotos

Vídeos