La fiscalía pide imputar al alcalde de Alicante por despedir a una funcionaria

Gabriel Echávarri. / EFE
Gabriel Echávarri. / EFE

Echávarri tiene otra investigación abierta por un presunto fraccionamiento de contratos en su etapa en la Concejalía de Comercio

EFE ALICANTE.

La fiscalía pidió ayer la imputación, por un presunto delito de prevaricación, del alcalde socialista de Alicante, Gabriel Echávarri, y el edil de Recursos Humanos, Carlos Giménez, por despedir a una funcionaria, que es cuñada del portavoz municipal del PP, Luis Barcala.

Así lo han confirmaron fuentes del ministerio público, después de que la Alcaldía informase en un comunicado de que el «Ministerio Fiscal dio traslado al juzgado de esta denuncia presentada contra el alcalde de Alicante» por «el despido de una trabajadora interina en fraude de ley». La fiscalía presentó la denuncia contra Echávarri y Giménez el pasado martes en el Decanato de los Juzgados de Instrucción de la ciudad, en el marco de unas diligencias de investigación propias en las que llegó a interrogar a los propios denunciados y a varios testigos.

Según las fuentes consultadas, el ministerio público considera que Echávarri y Giménez pudieron incurrir en un delito de prevaricación al despedir solo a la funcionaria, una técnica interina adscrita a la Concejalía de Cultura, cuando había otros empleados en una «situación similar», que estaban desempeñando también funciones diferentes a las del objeto inicial de sus contratos. El alcalde socialista está también investigado (antes imputado) por el supuesto fraccionamiento de contratos en la Concejalía de Comercio

Desde la Alcaldía se aseguró que la «situación jurídico-procesal» de Echávarri «no varía por la remisión de esta denuncia al juzgado». Además, se afirmó que la situación laboral de la interina, luego readmitida a instancias del pleno municipal, constituye un «fraude de ley», como han declarado en fiscalía «todos los técnicos de Recursos Humanos que intervinieron en el expediente».

El nuevo frente judicial ya ha tenido consecuencias. La formación Compromís Per Alacant manifestó que «ve con gran preocupación el devenir de la situación judicial» del alcalde socialista Gabriel Echávarri y anunció que «da por congelado el proceso de refundación del Pacto de Gobierno de Alicante». Por su parte, Guanyar, tercer socio del gobierno, recalcló que se hace cada vez más insostenible» y «solo tiene una salida posible», la dimisión.

Fotos

Vídeos