La fiscalía mantiene que los dos presos formaban parte del grupo terrorista

Afirma para rechazar su libertad que los indicios contra Houli y Oukabir no han variado y espera los resultados de las pesquisas marroquíes

M. B.

MAdrid. La Fiscalía de la Audiencia Nacional rechazó ayer ante la Sala de lo Penal los recursos presentados por las defensas de Mohamed Houli y Driss Oukabir, en prisión preventiva desde el pasado martes por su presunta participación en los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona) del 17 de agosto. Los investigados por delitos de integración en organización terrorista, asesinato, estragos o tenencia de explosivos solicitaron su excarcelación porque no hay indicios suficientes que les vinculen con los ataques.

Las peticiones de la fiscalía, en cambio, se fundamentan en el mantenimiento a día de hoy de las razones por las que el juez del caso, Fernando Andreu, acordó el ingreso en prisión de ambos. Mohamed Houli, de 21 años, reconoció su integración en el grupo liderado por el imán Abdelbaki Es Satty tras resultar herido en la explosión de la casa de Alcanar (Tarragona) en la que los terroristas habrían estado elaborando explosivo. Mientras que Driss Oukabir reconoció haber alquilado la furgoneta con la que se cometió el atropello masivo en Barcelona, si bien dijo desconocer que fuera a utilizarse para ese fin y que le aseguraron que era «para una mudanza».

En su primera versión de los hechos tras entregarse, el joven de 28 años afirmó que él mismo se dirigía en esos momentos a la comisaría para denunciar que su hermano Moussa, fallecido en Cambrils, le había robado la documentación, seguramente con el objetivo de alquilar la furgoneta. Pero ante el juez cambió de declaración «por miedo». La investigación ha confirmado, además, que Oukabir viajó a Marruecos y regresó a España tan sólo unos días antes de los atentados, el 13 de agosto, y las pesquisas se dirigen ahora a conocer con quién pudo haberse reunido en el país vecino.

La investigación confirma que Oukavir viajó a Marruecos y regresó días antes del atentadoEl consejero Joaquin Forn justifica que sabían dónde estaba domiciliado el imán pero no dónde vivía

Con respecto a la causa judicial, el consejero de Interior catalán, Joaquim Forn, precisó ayer que cuando en marzo de 2016 un agente de los Mossos contestó a un colega belga que le había preguntado por el imán sabían dónde estaba domiciliado, pero no dónde vivía. «A partir de la demanda se sabe dónde está domiciliado (Es Satty). Esto no quiere decir que viva allí», precisó Forn, que remarcó que cuando el policía belga la remitió al mosso, en enero de 2016, consideraban que el imán estaba en Bélgica, donde según las autoridades de Vilvoorde había ido a buscar trabajo en una mezquita.

Fotos

Vídeos