El fiscal de Taula solicita al juzgado que acredite la identidad del perito

A. G. R.

valencia. La pericial sobre el pinchazo telefónico a la exconcejal Alcón deparó una de las vistas más tensas de todo el caso Imelsa. La intensidad entre las acusaciones y defensas llegó a cotas máximas incluso con reproches acerca de la labor profesional de cada uno.

La Fiscalía Anticorrupción ha presentado un escrito en el juzgado donde pide que se averigüe si el perito que varias defensas de concejales investigados contrataron para validar la conversación interceptada por la Guardia Civil es Luis Enrique Hellín Moro. Tras esta identidad se esconde presuntamente Emilio Hellín, condenado a 43 años de cárcel por asesinar en Madrid a la joven de izquierdas Yolanda González justo dos meses después de haberse afiliado al partido Fuerza Nueva de Blas Piñar.

El ministerio público, de confirmarse estas informaciones, solicitará que el experto no pueda participar en la causa ya que considera que sus antecedentes por delitos de extrema gravedad le restan cualquier credibilidad para ejercer ahora como perito en una investigación judicial.

No obstante, la ley no recoge ningún impedimento para que una persona, una vez cumplida su condena, pueda ejercer esta actividad. Ahora, las defensas tienen previsto volver a solicitar la práctica de esta pericial para que el experto pueda analizar el CD desde un programa informático de su propiedad. Una aplicación que, según otras fuentes judiciales, se puede conseguir de manera gratuita en internet.

Los abogados que solicitaron en su día el análisis del pinchazo -el grupo de letrados lo encabeza José María Corbín que representa a Mari Carmen García-Fuster- sostienen que la grabación de la conversación de Alcon no fue espontánea sino que estaba preparada por los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) para que diera el resultado que terminó arrojando.

Fotos

Vídeos