Fabra defiende la utilidad de Ciegsa y admite sobrecostes pero «dentro de la ley»

El expresidente Alberto Fabra, ayer. / manuel molines
El expresidente Alberto Fabra, ayer. / manuel molines

El exlíder del PPCV dice que ni contrató con Orange Market ni obligó a ningún empresario a pagar nada relacionado con la campaña

A. CERVELLERA

Valencia. El expresidente de la Generalitat Alberto Fabra aseguró ayer ante la comisión de investigación de Ciegsa que en la mayoría de las obras públicas suelen haber sobrecostes y recalcó que eso no supone que hayan casos de corrupción. Durante toda su comparecencia el ahora senador del PP destacó que su objetivo cuando era el máximo dirigente de la Comunitat fue cerrar Ciegsa en su plan para adelgazar la administración autonómica, forzado por la crisis económica.

Fabra defendió que la empresa pública de construcción de colegios Ciegsa fue «necesaria y útil» y solo quiso extinguirla para reducir el coste del sector público, y negó que se utilizara para «tramas» o «decantar más poder» en uno u otro bando del PP, informa EP.

El expresident aseguró que no ha «hecho la vista gorda nunca», ni en Ciegsa ni en «nada» y reprochó al actual Consell que no la haya extinguido, tal y como acordó su gobierno aunque no le dio tiempo a hacerlo. El expresidente explicó que lo dejó «todo encaminado» para liquidarla y se preguntó, si tan mala era, «por qué han prorrogado su existencia», además de señalar que la usan «para pagar barracones y más cosas», pese a que el actual Consell la cuestionaba y decía que la Conselleria podía atender esos servicios.

Respecto a los sobrecostes de Ciegsa, Fabra afirmó que «los complementarios» o los «añadidos» a los proyectos «no se le ocurren al político de turno», sino que los posibilitan las firmas de los técnicos, y añadió que quiere «pensar» que en Ciegsa fueron «justificados y dentro de la ley».

El exlíder del PPCV negó que esos sobrecostes vinieran motivados por la guerra interna del PP y que Ciegsa o cualquier otra empresa pública fuera utilizada para «favorecer» a sectores del partido, y resaltó que hubo controles y no se detectó ninguna «salvedad o incumplimiento grave» en la empresa pública.

A su salida de la comisión, y preguntado por la causa judicial abierta por la supuesta financiación irregular del PP valenciano, Fabra asegurado que ni él cuando era candidato del PP a la alcaldía de Castellón ni el grupo municipal contrataron con la empresa de Gürtel Orange Market ni obligaron «a ningún empresario a pagar nada» relacionado con la campaña municipal. En su declaración ante el juez, el exnúmero dos del PPCV Ricardo Costa aseguró que Alberto Fabra estaba al corriente de la supuesta financiación en negro de los populares.

Por su parte, Marcos Benavent, el autodenominado yonki del dinero que fue gerente de Imelsa, reconoció que en Ciegsa había mordidas y aseguró que las vivió «en primera persona».

El autodenominado yonki del dinero repitió la táctica que empleó en la comisión de investigación de residencias de mayores y se negó a dar explicaciones, ya que a su parecer este tipo de iniciativas de Les Corts no sirven para nada. En un tono más serio de lo habitual, Benavent consideró que se le citó ayer por su relación con Máximo Caturla, el exconsejero delegado de Ciegsa con el que mantenía una buena relación. Benavent incidió en que no sabía quién o dónde estaba la responsabilidad y manifestó que cada uno debe asumir lo suyo. «La responsabilidad que la decida cada uno personalmente desde sus valores y sus creencias», dijo.

Sobre por qué cree que «tanta gente» pone la mano en el fuego por el expresidente de la Generalitat Francisco Camps, insistió en que el no la pondría como han hecho otros exdirigentes populares. De los sobrecostes que se investigan, subrayó que supone que se harían «dentro de la ley» y puntualizó que otra cosa es que «tuvieran sentido».

Fotos

Vídeos