El exnúmero 2 de Justicia aspira a disputar la fiscalía a Gisbert

El fiscal Antonio Gastaldi. / LP
El fiscal Antonio Gastaldi. / LP

La máxima responsable del ministerio público pretende optar a una tercera reelección este verano, cuando termina su actual mandato

A. RALLO VALENCIA.

Teresa Gisbert lleva casi diez años como fiscal jefa de Valencia. El próximo mes de junio termina mandato, aunque se desconoce cuándo saldrá la plaza a concurso. Nadie en el ministerio público duda de que Gisbert tratará de revalidar su puesto pese a que de manera oficial mantiene la incertidumbre acerca de cuál será su futuro. Sin embargo, la carrera para conseguir el sillón hace semanas que ha arrancado. Y las dos asociaciones de fiscales han empezado a mover sus fichas. El asunto se ha convertido ya en tema recurrente en los pasillos de la Fiscalía Provincial. Un aspirante ya ha expresado claramente su disposición a disputar la plaza. Se trata del fiscal Antonio Gastaldi, exnúmero 2 de la Conselleria de Justicia.

Gisbert pertenece a la Unión Progresista de Fiscales (UPF). Su adscripción ideológica, sin embargo, no le ha impedido mantener buenas relaciones con el PP. De hecho, la formación nunca la ha visto con malos ojos pese a que los populares han sufrido toda una avalancha de casos de corrupción que han dañado la imagen del partido. La actual responsable acumula el desgaste habitual de estar el frente de la tercera fiscalía de España. Tiene sus enemigos y sus fieles, pero no en un número especialmente significativo en uno u otro bando.

Los críticos, algunos incluso de la propia UPF, apostarían por un relevo. ¿El motivo? Un tercer mandato equivaldría a quince años en el puesto. Un periodo quizá demasiado largo. Conviene un cambio de aires, sostienen esas fuentes. En la recámara, quizá podría estar la fiscal Adoración Cano. Pero nunca daría el paso si la opción de Gisbert está vigente.

La Asociación de Fiscales, organización conservadora y mayoritaria en la carrera, no está dispuesta a 'regalar' la Fiscalía Provincial y presentarán candidato. Uno de los nombres que suena con insistencia es el de Antonio Gastaldi, fiscal con 25 años de antigüedad. Fue exdirector general de Justicia y secretario autonómico con el PP. Este pasado puede ser un lastre. Pero, de igual modo, salió indemne del Gobierno y su reputación es intachable. Otra de sus virtudes sería su capacidad de gestión -la gobernanza de una gran fiscalía consiste en gran medida en esto- y sus habilidades en las relaciones institucionales. No es el único aspirante que se mueve entre los conservadores. Jaime Gil, el responsable de Siniestralidad Laboral, se deja querer. No es la primera vez que se mueve en ese segundo plano, a la expectativa de ver si cuenta con el apoyo de la asociación. Desde el principio se habló también de Ana Lanuza, la coordinadora de la sección de Civil, que no termina de dar el paso. Ni es un sí ni es un no. Quien también conservaría algo de interés en la plaza es Carmen Sanz, la fiscal Antidroga.

Otros posibles aspirantes de los conservadores serían la fiscal Antidroga o la responsable de Civil

Otra de las apuestas más consolidadas sería la de José Ortiz, el responsable de la AF en la provincia y actual responsable de la sección de Delitos Informáticos. Sin embargo, ahora se encuentra volcado en su campaña para el Consejo Fiscal, el órgano consultivo de la Fiscalía General del Estado y donde también se vota a los candidatos a las fiscalías provinciales. Los conservadores son mayoría. A día de hoy, cualquiera de las hipótesis anteriores podría desarrollarse de manera satisfactoria para los protagonistas.

Existe otra variable en el horizonte que podría haber alterado alguna de las propuestas anteriores. Este mismo año, en noviembre, termina el mandato del conservador Antonio Montabes al frente de la Fiscalía Superior del Tribunal Superior de Justicia (TSJCV). Se trata de una plaza tremendamente apetecible. Sería, en realidad, el camino natural de Gisbert. Pero aquel territorio parece vetado por el teniente fiscal Gonzalo López Ebri. Ambos, Ebri y Gisbert, pertenecen a la misma asociación por lo que sería poco probable un enfrentamiento en el que muy probablemente el teniente fiscal llevaría las mejores cartas. En esta apuesta, la de la Superior, entraría también, según algunas fuentes, el actual fiscal jefe de Castellón, José Luis Cuesta. Aunque ha renovado este mismo año, son varios los que le sitúan con ambiciones en Valencia. Mantiene una estrecha amistad con el fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar. Un punto, sin duda, a su favor.

Fotos

Vídeos