El exdirector de Turismo, investigado por los pagos a la agencia del PP

El exdirector del organismo, minutos antes de una reunión en Turismo Valencia. / irene marsilla
El exdirector del organismo, minutos antes de una reunión en Turismo Valencia. / irene marsilla

El juez, que interrogará a Salinas también por la destrucción de material, pide que se examine la información de un palé abandonado

A. RALLO VALENCIA.

José Salinas, exdirector general de Turismo Valencia en la etapa de Alfonso Grau al frente del organismo, deberá comparecer como investigado en el juzgado que rastrea la financiación ilegal del PP de Valencia.

Su citación era más que probable después de la elaboración de un informe por parte de la dirección actual del organismo que apuntaba directamente al exdirectivo. Le responsabiliza fundamentalmente de dos posibles irregularidades: autorizar el pago de las facturas a Laterne y la destrucción de documentos, en teoría, relacionados con esa inyección de fondos a la agencia que organizó la campaña del PP.

El juez quiere conocer su explicación acerca de estos dos aspectos, ya que el dossier no incluye su versión porque no trabaja ya para la institución pública. La Guardia Civil calculó que Turismo Valencia ingresó unos 600.000 euros a Laterne por servicios de difícil justificación. Sí llama la atención que ninguno de los altos responsables entrevistados recuerde absolutamente nada de la mercantil bajo sospecha. La sociedad estaba en manos de Sáez Tormo, amigo íntimo de Alfonso Grau, siempre según las informaciones policiales.

El Ayuntamiento prepara una remodelación en el organismo, con la desaparición de puestos

El dossier de Turismo Valencia recoge también la posible destrucción de documentación relativa a las relaciones comerciales entre la entidad y la empresa de Sáez Tormo. El informe, la realidad, es que aclara bien poco respecto a este particular. Recoge que se eliminó documentación pero, en realidad, se ignora si pertenecía a esa empresa o no. Una de las interrogadas aportó un informe jurídico que avala la liquidación de ese tipo de material una vez transcurridos seis años. También destacó la institución la compra de dos máquinas trituradoras semanas antes de las elecciones de 2015, las últimas a las que el PP concurrió con Rita Barberá como alcaldesa. Del mismo modo, se desconoce qué material se destruyó con esos aparatos, más allá de los testimonios que aseguran que se usaron mucho. Algo, por otra parte, lógico. Lo sorprendente sería que las adquirieran y no se usaran.

Además, la eliminación de documentación fue un proceso que se mantuvo tras la llegada de Compromís y PSPV al Ayuntamiento de Valencia. La última orden para liquidar material es de octubre de 2016. La documentación se encontraba entonces acumulada en varios palés en un almacén. Uno de ellos todavía no se ha destruido.

Otras fuentes han apuntado a cierta intencionalidad de este dossier para generar un ambiente turbio alrededor de la institución. Turismo Valencia prepara desde hace meses una reorganización de la firma. Este cambio, al parecer, incluye la elaboración de una nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT). No se descarta la desaparición de alguno de los cometidos actuales. Al parecer, ya existía fecha para una reunión en la que abordar estas cuestiones. Fuentes del PSPV no negaron la posibilidad anterior, pero se limitaron a responder que todavía no se ha decidido nada.

La declaración de Salinas se completará ese mismo día en el juzgado con la de otras dos compañeras del organismo que acudirán como testigos. Se trata de la anterior subdirectora de Administración y de la jefa de Contabilidad, Eva García. Laterne sólo aparecía en los apuntes contables.

Fotos

Vídeos