El 'espíritu del 78' vuelve al Palacio Real

Los Reyes saludan a Felipe González en presencia de Rodríguez Zapatero y Sánchez. / ernesto agudo
Los Reyes saludan a Felipe González en presencia de Rodríguez Zapatero y Sánchez. / ernesto agudo

González y Zapatero encabezan una amplia representación socialista en un gesto de respaldo a la Corona y al Gobierno ante el desafío soberanista

MARÍA EUGENIA ALONSO

MADRID. El luto por el piloto del Eurofighter fallecido cuando volvía a su base de Albacete se extendió ayer por los rincones del Palacio Real. Mil quinientos invitados abarrotaron los salones en la recepción del Día de la Fiesta Nacional. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, tras saludar a los Reyes, viajaron al lugar del siniestro. El Ejecutivo en pleno, salvo el ministro de Economía, Luis de Guindos, de viaje oficial en Washington, estuvo presente. Rostros más relajados que hace tan sólo un par de días a cuenta del reto independentista en Cataluña. La 'vía del 155' parece producir efectos balsámicos. «Hoy estamos mejor que ayer pero peor que mañana», repetía uno de los miembros del gabinete de Rajoy.

Aunque el presidente catalán, Carles Puigdemont, fue uno de los pocos ausentes, fue, sin duda, el protagonista de todos los corrillos. Sin embargo, nadie se atrevió a vaticinar lo que hará tras el requerimiento del Gobierno advirtiendo de que la Generalitat debe volver a la legalidad o se pondrán en marcha mecanismos para intervenir la autonomía. «La pelota está en su tejado», aseguró uno de los miembros del Gobierno cerveza en mano. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, mostró sus dudas sobre la actuación futura del político catalán. Dijo que no cree que quiera convocar elecciones pero tampoco le vio dispuesto a rectificar y confirmar que no ha declarado la independencia.

En su regreso a los corrillos del Palacio Real, tras un año de ausencia, el líder socialista, el único descorbatado, llegó acompañado por el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con el que parece haberse reconciliado. Tras ellos, una vastísima representación de exministros socialistas liderados por el también expresidente Felipe González, que con su presencia quisieron hacer visible su apoyo al Gobierno y a la Corona ante la grave crisis institucional. «Soy un orgulloso representante del régimen del 78», proclamó el exmandatario.

Fue Rosa Conde, portavoz del Ejecutivo con González, quien se encargó de coordinar telefónicamente esta presencia conjunta en el Palacio Real. Así se lo comentó la exministra Trinidad Jiménez a los Reyes durante un momento de la recepción en el comedor de gala, en presencia del exvicepresidente Alfonso Guerra. «Hemos venido todos los del 78», explicaba sonriente Jiménez a Felipe VI y la reina Letizia para poner de manifiesto que a los socialistas presentes les unía su defensa del espíritu constitucional, comentario que Guerra apostilló con ironía: «Ya les gustaría a otros...».

Con ellos, Alfredo Pérez Rubalcaba, María Teresa Fernández de la Vega, José Montilla, Cristina Narbona, Ángel Gabilondo y así hasta más de una veintena de exministros del PSOE que quisieron inmortalizar el momento con fotografías, porque algunos de ellos hace años que no coincidían en un acto similar.

Fotos

Vídeos