España recibe de Macron y otros líderes de la UE el apoyo en la defensa de la Constitución

Emmanuel Macron. / Janek Skarzynski (Afp) I Atlas

El presidente francés ha señalado que su único interlocutor en la mesa del Consejo europeo por España es el presidente del Gobierno

EUROPA PRESSTallin

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha contado este viernes con el apoyo de sus socios europeos en la defensa de la Constitución y el Estado de derecho frente al desafío independentista de Cataluña, si bien se han optado por la prudencia cuando se les ha preguntado por posibles soluciones a la crisis política.

"Siempre hace falta diálogo y serenidad en la vida política de nuestros países, pero confío en la determinación de Mariano Rajoy para defender los intereses de toda España", ha declarado el presidente de Francia, Emmanuel Macron, al término de una cumbre informal de la UE en Tallin (Estonia).

Rajoy canceló su participación en esta cumbre de jefes de Estado y de Gobierno por la situación política en Cataluña y, aunque la cuestión no ha estado en la agenda formal del encuentro, sí ha surgido en las comparecencias de los líderes ante los medios.

Además, el Gobierno ha tratado de compensar la ausencia con el envío de una delegación liderada por el secretario de Estado de Asuntos Europeos, Jorge Toledo, quien ha mantenido contactos informales con distintas delegaciones y medios internacionales.

En ese marco informal, "desde Macron hasta Merkel" y otros líderes han expresado el "apoyo" al presidente del Gobierno "en su defensa de la Constitución y del Estado de derecho", han afirmado fuentes diplomáticas españolas.

Ya en público, Macron ha subrayado su confianza en la manera en que el presidente del Gobierno está respondiendo a la situación. "Sé que gestiona de la mejor manera posible los asuntos domésticos españoles y sobre estos no tengo ningún comentario ni consejo que dar",

"Tengo un principio extremadamente simple y es que entre los Estados miembros no tenemos lecciones que darnos", ha añadido Macron, quien ha añadido que su único interlocutor en la mesa del Consejo europeo por España es el presidente del Gobierno.

El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, y el presidente de turno de la UE y primer ministro de Estonia, Juri Ratas, han optado sin embargo por el silencio cuando se les ha pedido un comentario y han dejado que fuera el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien respondiera.

"Estamos muy comprometidos con el respeto del Estado de derecho, el TC español ha dictado una sentencia, el parlamento español ha tomado una decisión. Ahí nos quedamos", ha respondido Juncker.

Además ha reiterado que la posición del Ejecutivo comunitario se mantiene inalterable desde 2004, cuando el entonces presidente de la Comisión, Romano Prodi, marcó la línea que han seguido sus sucesores, Jose Manuel Durao Barroso y el propio Juncker.

Esta doctrina establece que cualquier territorio que se independice de un Estado miembro de la Unión Europea dejará de ser parte de esta Unión de manera automática. Bruselas además recalca el pleno respeto del orden constitucional y marco jurídico de España.

La situación en Cataluña no es un asunto que haya estado en la agenda formal de la cumbre, ni España ha buscado pactar con sus socios una declaración conjunta que pudiera salir de este encuentro en apoyo del Gobierno.

Preocupación en la UE

La Unión Europea sigue con "mucha preocupación" el desarrollo del desafío independentista, según diversas fuentes, pero considera que es un asunto "interno" de España en el que no debe inmiscuirse, más allá de reiterar su pleno respeto al orden constitucional y marco legal del país.

"No estoy asustado, pero estoy preocupado. Es un tema que nos está afectando a todos y personalmente creo que Rajoy ha hecho y hace un trabajo excelente", ha declarado el presidente de Rumanía, Klaus Werner, preguntado en Tallin por esta crisis.

Werner ha añadido que es "muy importante" que Europa se mantenga unida y que "no ayuda a nadie que partes de la UE dejen la Unión con referendos de este tipo".

"Lo que está claro es que nosotros, como países de la Unión Europea, respetamos en nuestra casa y en la casa de los demás las leyes de cada país", ha declarado, por su parte, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni.

Un respeto, ha añadido, que responde también a la voluntad de no "entrometernos en la dinámica interna" de España y en línea con las "leyes vigentes" del país.

El primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, ha sido otro de los mandatarios que ha apelado al respeto del orden constitucional y marco jurídico en España.

"Hay una ley y una Constitución en España y tienen que ser respetadas", ha dicho, para más tarde abogar por el diálogo y advertir que "no es aceptable" que el Gobierno catalán apueste por un referéndum que contraviene las leyes.

"No es fácil, es (un asunto) sensible. Les deseamos que se mantengan fuertes", ha considerado la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, a su llegada a la cumbre de Tallin.

Tajani llama al diálogo

"La decisión del Parlamento catalán no fue una decisión democrática", ha declarado el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, para subrayar que el referéndum del 1 de octubre es "ilegal" y que debe prevalecer el derecho constitucional español.

También ha recalcado que se trata de un asunto "interno" de España y que la ley española es también una "ley europea". Con todo, ha llamado al diálogo entre el Gobierno nacional y la Generalitat "a partir del lunes" para buscar una solución "política".

En este sentido, Tajani ha apuntado que a Madrid le asiste la "razón jurídica" en esta crisis, pero ha considerado que "no sólo se puede solucionar con la Policía y las leyes", por lo que es necesario que las partes dialoguen.

Fotos

Vídeos