Empleo adjudicó un contrato de orientadores laborales para no perder ayudas

Empleo adjudicó un contrato de orientadores laborales para no perder ayudas
EFE

EFEValencia

El secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, ha asegurado hoy que se adjudicó un contrato de orientadores laborales a la empresa Ingeus SL por 671.000 euros para no perder ayudas del Fondo Social Europeo, y ha defendido la colaboración público-privada para mejorar el servicio.

Nomdedéu ha defendido que la licitación del contrato se hizo a través de un concurso abierto al que optaron cinco empresas, de las que se admitieron tres y finalmente se propuso Ingeus, con sede en Madrid, como ganadora de la adjudicación, con un recorte del 24 % en el precio de salida (730.000 euros).

El secretario autonómico ha comparecido hoy en la Comisión de política social y empleo de Les Corts a petición de Podemos, Ciudadanos y el PP sobre esta adjudicación y sobre la compatibilidad de los servicios de esta empresa con los orientadores laborales del Servef.

La diputada de Podem Fabiola Meco se ha preguntado si ese contrato supone "un vaciamiento" de funciones de un organismo público en favor de una empresa privada, en la misma línea que se ha pronunciado Antonio Woodward, de Ciudadanos, mientras que el PP ha expuesto que el criterio para seleccionar a los municipios donde se hará esta orientación laboral es que estén gobernados por Compromís o el PSPV.

Según Nomdedéu, también responsable del Servef, cuando el Consell tomó posesión estaban en vigor unos programas de empleo del Fondo Social Europeo que "se decidió aprovechar" porque "no estábamos dispuestos a perder un solo euro" que sirva para mejorar las posibilidades de empleo.

Estaba en juego, ha dicho, una acción que podría beneficiar a 400 parados, con una duración de cinco meses y tres o cuatro sesiones semanales de cinco horas cada una. Se adjudicó en dos lotes, uno para menores de 30 años y otros para personas en riesgo de exclusión.

Además, ha indicado, "es que nos parece bien tener una determinada experiencia de colaboración público-privada", ya que actualmente en el Servef hay 3.273 desempleados por orientador, una ratio que "dificulta" desarrollar acciones.

Ha afirmado que ninguna de las empresas que optaron al concurso y fueron rechazadas presentó alegaciones a la licitación, y ha defendido que el control sobre ese contrato es doble: desde la administración se controla que la empresa desarrolla las acciones comprometidas y desde los ayuntamientos también, ya que la Federación Valenciana de Municipios y Provincias cede los espacios para llevarlas a cabo.

La diputada de Podem ha alertado de que se le ha abierto "la puerta grande" a una empresa que "ha privatizado el servicio de empleo británico".

Nomdedéu ha rechazado que se esté privatizando el servicio público, al contrario, se le está dotando "de músculo", y de hecho el 1 de mayo se incorporarán a la plantilla del Servef 120 orientadores laborales y existe un plan de infraestructuras para mejorar las oficinas, puesto que muchas de ellas no disponen de espacios mínimos para una atención adecuada a los ciudadanos.

En su opinión, es "sorprendente" que nunca la orientación, una de las dos herramientas fundamentales del Servef, haya tenido un cuerpo propio de orientadores, un colectivo que sufre la inestabilidad laboral debido a que dependen de los programas del Ministerio, que se renuevan anualmente.

Sobre la clasificación del personal del Servef, ha admitido que existe "un grave problema" de clasificación que lleva a "una pérdida de talento" porque, por razones de carrera profesional, algunos profesionales deciden cambiar de puesto, y ha asegurado también que se va a actuar en la calidad del aire de 18 de las 55 oficinas del Servef.

Al inicio de su intervención, el diputado de Cs ha criticado "la incontinencia verbal" de Nomdedéu en las redes sociales y ha señalado que no hace falta "ser grosero" para exponer las ideas u opiniones de cada uno, aunque sea en una cuenta personal.

Fotos

Vídeos