Echávarri recuerda a Cs que de ellos depende el regreso de los populares

El alcalde procesado, que dejará su responsabilidad en unas semanas, asegura que ha sufrido un linchamiento que «rozaba lo inhumano»

EP

alicante. El alcalde saliente de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, reconoció ayer que su situación al frente de la Corporación estaba provocando un «desgaste importante» en el PSPV y en lo personal «rozaba ya lo inhumano». Finalmente renunció a su cargo -se hará efectivo el lunes 9 de abril- porque «había un problema político y había que dar una solución política».

El primer edil lamentó «el linchamiento» que ha sufrido. «Venía muy gastado», mantuvo. Echávarri hizo estas declaraciones en la Universidad de Alicante (UA), donde se celebró la Asamblea de la agrupación para elegir al nuevo secretario local. El edil mandó un mensaje a Ciudadanos para lograr la mayoría absoluta e investir a su número 2, Eva Montesinos, como nueva alcaldesa de la ciudad. Lo contrario, implicaría el regreso del PP al Consistorio.

En caso de que Montesinos no reuniera los 15 votos necesarios en la sesión de investidura, los 'populares' recuperarían la Alcaldía por ser el partido más votado en las elecciones de 2015. El PSPV logró el Ayuntamiento en junio de aquel año tras un pacto de investidura y gobierno con sus entonces socios de Guanyar y Compromís, que dejaron el equipo de Gobierno el pasado noviembre después de que Echávarri se negara a dimitir al ser investigado en los casos de Comercio y por el despido de una trabajadora.

El edil ha acumulado en las últimas semanas dos procesamientos judiciales. Uno por el despido de la cuñada del portavoz del PP, Luis Barcala, trabajadora temporal del Ayuntamiento; y, el segundo, por un supuesto caso de fraccionamiento de contratos en la Concejalía de Comercio cuando tenía las competencias del área.

Fotos

Vídeos