Echávarri pone más condiciones para dimitir como alcalde de Alicante

Gabriel Echávarri, alcalde de Alicante, y Eva Montesinos, concejal socialista en el consistorio. / EFE/Manuel Lorenzo
Gabriel Echávarri, alcalde de Alicante, y Eva Montesinos, concejal socialista en el consistorio. / EFE/Manuel Lorenzo

Los socialistas reclaman contar con más de 15 votos para que Montesinos asuma el relevo, lo que implica el apoyo de PP o Cs

A. CERVELLERA/ EFE VALENCIA.

La soledad política del gobierno socialista del Ayuntamiento de Alicante y el hecho de que su alcalde, Gabriel Echávarri, esté procesado por un caso de fraccionamiento de contratos e investigado por el despido de una funcionaria no provocó ayer que el PSPV rebajase las exigencias para su relevo, sino más bien lo contrario. Pese a que la semana pasada Echávarri abrió la puerta a dimitir ahora ha decidido endurecer las condiciones para que Eva Montesinos, concejal socialista y número dos del consistorio, le releve en su puesto.

Montesinos aseguró que desde su formación, que gobierna con solo seis regidores, descartan una investidura del nuevo alcalde con sólo 15 concejales, el número con el que Echávarri fue investigo en 2015. Tras la junta de gobierno municipal, la número dos del Ejecutivo local insistió en que la alcaldía de Alicante no puede depender «de que un voto se eche atrás y el gobierno pase al PP». Además, recordó que para que se ceda la vara de mando se le deba abrir juicio oral al aún alcalde y no deben existir condiciones previas para investir a Montesinos.

La nueva condición de los socialistas choca con las palabras de Echávarri del pasado 12 de marzo. El primer edil socialista informó que «si hay una mayoría de 15 regidores que asegure el voto para a la continuidad del proyecto socialista en la ciudad de Alicante, yo daría un paso atrás». Sin embargo, ahora quiere sumar un concejal más a esta aritmética. Una situación especialmente complicada ya que se necesitan no solo el voto de sus exsocios de Compromís y Guanyar (además de la representante tránsfuga que se presento en la lista) sino también el apoyo del PP, de Ciudadanos o del otro concejal no adscrito que se presentó con el partido naranja.

Guanyar anuncia la tercera petición de reprobación al primer edil del PSPV en esta legislatura

La número dos del Ayuntamiento también avanzó que las hipotéticas negociaciones para el relevo de Echávarri ni tan siquiera han comenzado. El resto de grupos políticos en el consistorio siguen reacios a sentarse a negociar con el alcalde investigado y más teniendo en cuenta las exigencias planteadas. Los partidos defienden que primero dimita el primer edil para luego poder buscar un sustituto.

La mayor brecha entre los que eran socios del gobierno municipal está entre Guanyar y el PSPV, que han cruzado duros reproches las últimas semanas que no ayudan a pactar una solución al conflicto. El grupo de Guanyar presentó ayer en el registro una petición para reprobar por tercera vez al alcalde de la ciudad. En un comunicado, el portavoz de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, informó de que estas iniciativas serán debatidas y votadas en el pleno ordinario del jueves 29 de marzo. «La obcecación de Gabriel Echávarri en no dimitir de inmediato como alcalde le va a costar una nueva reprobación del pleno municipal, la tercera en lo que llevamos de legislatura, si no dimite antes del pleno del jueves 29 de marzo», señaló.

Para Pavón, «su dimisión sin condiciones es un paso necesario para salir de la parálisis y recomponer la normalidad institucional en un ayuntamiento que no puede estar presidido por un alcalde investigado y procesado por presunta prevaricación». «La situación judicial de Echávarri no deja de agravarse conforme pasa el tiempo. Si en noviembre, con una doble imputación judicial, ya presentamos una reprobación que resultó aprobada, ahora, a punto de estar doblemente procesado, la presentación y aprobación de una nueva reprobación tiene aún mayor justificación», apuntó el portavoz.

El PP justifica la moción

La número dos del PP en la Comunitat, Eva Ortiz, salió ayer en defensa de propuesta del grupo popular en la ciudad de plantear una moción de censura contra Echávarri, que necesitaría el apoyo imposible de algún partido de la izquierda. Para Ortiz «la moción de censura contra el actual alcalde es un acto de responsabilidad con los alicantinos para sacar a la ciudad de la parálisis en la que se encuentra después de que el alcalde haya sido procesado en dos causas por presuntos delitos de prevaricación». Así lo subrayó la secretaria general del PPCV quien indicó que «Echávarri no tiene ni el respaldo de los suyos pero nadie hace nada para apartarlo, solo miran hacia otro lado. De ahí que, como solución para salir de esta situación de bloqueo que repercute muy negativamente en la imagen y el gobierno de la ciudad, el PP plantee esa moción a partir del consenso y diálogo con todas las fuerzas políticas del Ayuntamiento de Alicante».

Por su parte, el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Antonio Manresa, advirtió de que la ciudad lleva «la misma línea» que antes de 2015, cuando la exalcaldesa popular Sonia Castedo estuvo investigado y lamentó la imagen que se proyecta de la ciudad.

Fotos

Vídeos