Echávarri desafía a Ferraz y dice que no dimitirá sólo porque le abran juicio oral

El alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri. / efe/m. lorenzo
El alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri. / efe/m. lorenzo

El alcalde de Alicante proclama que abandonará si además obtiene garantías de que su número dos será la nueva primera edil

S. P.

valencia/alicante. El alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, planteó ayer todo un desafío hacia la dirección federal del PSOE. El primer edil vino a explicar que su salida del cargo no dependerá de que el juez dicte auto de apertura de juicio oral por el caso Comercio -por el que ya está procesado-. De hecho, lo que explicó es que para abandonar su puesto será necesario, además de esa decisión de los tribunales, que se garantice «jurídicamente» que le reemplazará su número dos, Eva Montesinos.

En declaraciones a los periodistas tras un pleno extraordinario para otorgar a la Guardia Civil la 'medalla de la ciudad', Echávarri pidió «prudencia» al resto de grupos políticos porque el consistorio vive «un momento delicado». El dirigente socialista insistió en que solamente dará «un paso atrás» en el momento en que «llegue el auto de apertura de juicio oral, ese día, y si hay mayoría de 15 concejales (en una corporación de 29) y sin condiciones». Por lo tanto, solicitó «respeto a los tiempos» para evitar que «las prisas puedan hacer que (la alcaldía) caiga en manos del PP».

La posición del alcalde alicantino contrasta con la que han venido manteniendo tanto el PSPV como la dirección federal del PSOE, en relación con que la apertura de juicio oral conllevaría la salida de Echávarri de su cargo. Ayer, el alcalde repitió que cuando haya dicha decisión judicial y el resto de concejales «digan que sí» a Eva Montesinos, los socialistas se sentarán con los otros partidos favorables a sus condiciones «para garantizar jurídicamente que no se echen atrás». Para este fin, añadió, «hay fórmulas: estamos trabajando con abogados y hay fórmulas», insistió sin concretar más al respecto.

Según Echávarri, al día de hoy aún no hay 15 concejales dispuestos a apoyar a su número dos porque el portavoz de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, «dice que no porque no le gusta Eva Montesinos». «El candidato lo pone el PSOE y es Eva porque es el número dos, el sucesor natural», subrayó Echávarri, quien pidió que «no se hagan quinielas raras» sobre otro hipotético aspirante ni se especule con nuevos «tripartitos que han sido un fracaso».

El alcalde dijo que, en este proceso, no se negociará la posibilidad de realizar catálogos o planes ciudad u otros proyectos políticos ni entradas en el equipo de gobierno, y agregó que únicamente podrán negociar con Montesinos esas iniciativas una vez que sea alcaldesa. También aclaró que el día en que se produzca el auto judicial dará el paso atrás «si las condiciones generales no han cambiado, porque la política cambian en 24 horas, y si hay 15 que manifiestamente dicen sí y hemos garantizado el sí», informa Efe.

De esta manera, demandó al resto de grupos que «no tengan prisa y respeten» al actual alcalde y dejen de «arremeter contra el secretario general y alcalde del PSOE».

Echávarri apuntó que los estatutos de su partido «son como todos, interpretables», y argumentó que el artículo 5.2 del Código Ético y 427 del Reglamento, aprobado el 16 de febrero con Pedro Sánchez como secretario general, estipula «que el citado 5.2 solo obliga a dimitir en caso de corrupción y que la comisión federal determinará qué es corrupción».

Para Gabriel Echávarri, son necesarias las negociaciones para «asegurar el voto positivo» a Montesinos para evitar que los concejales «no se echen atrás».

Más

Fotos

Vídeos