Doble rasero de Podemos para la transparencia

Ramón Espinar y Roberto Jaramillo. / irene marsilla
Ramón Espinar y Roberto Jaramillo. / irene marsilla

El partido morado pide a Alcaraz «más ambición» mientras Jaramillo se desvincula en la investigación de los contratos fraccionados por no ser «la policía» En Les Corts exige «valentía» al Consell pero en la Diputación se desentiende del informe de Intervención reclamado en enero

BURGUERA

Valencia. La transparencia transita por los vapores de la incertidumbre. No se sabe muy bien cuáles son las entidades más adecuadas para su liderazgo, si la Conselleria de Transparencia, el Consell de Transparencia o la Agencia Antifraude. Eso en el ámbito autonómico, porque a nivel local y provincial, cada uno hace la guerra por su cuenta: los portales de transparencia oscilan entre los muy minuciosos y los inexistentes. Podemos, que en el plano autonómico exhibe un talante estricto, rebaja sus pretensiones en instituciones como la Diputación de Valencia, donde su representante, Roberto Jaramillo, es el encargado de administrar la transparencia. Mientras en Les Corts la diputada Fabiola Meco reclamó ayer más valentía al Consell en políticas contra la corrupción, Jaramillo manifestó su incompetencia en la investigación sobre los contratos fraccionados en la corporación provincial.

El presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, anunció hace semanas su deseo de contar con un informe de Intervención que explique lo ocurrido en el MuVIM. El museo contrató a una empresa para el servicio de guía de su exposición permanente. Hizo el encargo a través de adjudicaciones a la firma Somnis, así como a sus dos administradores, pero a título particular. Los propietarios de la empresa, además, son familia directa del actual teniente alcalde de Paterna por Compromís, que durante un año fue asesor del diputado de Cultura, Xavier Rius, de quien depende el MuVIM. En los pagos a Somnis se incluyen abonos por servicios en meses durante los que la exposición cierra. Las facturas son un misterio, por ahora. El PP pide verlas y de manera reiterada se le deniega, por lo que presentó un recurso contencioso administrativo. Fuentes de la oposición aseguran que el informe de Intervención ya está confeccionado. Otro misterio, por ahora. ¿Y ante todo esto qué dice Jaramillo? ¿Cuál es su interés por conocer los informes de un asunto sobre el que el propio Rius reconoció desconocer algunos aspectos, como son algunas facturas pagadas?

«Transparencia no es la policía de la Diputación por más que se pretenda. Nos dedicamos a nuestras competencias», señalaron ayer fuentes de la delegación que dirige Jaramillo, cuya labor es cuestionada por miembros del equipo de Gobierno de la Diputación, según confirmaron a este periódico fuentes socialistas. A la vez que el diputado se desentendía de un asunto relacionado directamente con contratación pública y acceso a la información, Meco exigió al Consell más vigilancia a las adjudicatarias de contratos de la Generalitat que están vinculadas con la trama Gürtel. La diputada podemista, de hecho, afirmó que «se venía de una época en la que la Inspección de Servicios fue fulminada, pero es cierto que en alguna ocasión el actual Consell debería ser más ambicioso ante situaciones palmarias. Nos gustaría que fueran más valientes. Podría dar mucho más de sí, por no hablar del intento de vaciar de contenido el Consell de Transparencia».

Fotos

Vídeos