El doble procesamiento de Echávarri deja en evidencia a Puig

Gabriel Echávarri, alcalde de  Alicante./  LP
Gabriel Echávarri, alcalde de Alicante. / LP

El líder del PSPV se mostró contundente con los casos de corrupción que afectaban al PP, y evita ahora intervenir con el alcalde de Alicante

ARTURO CERVELLERA VALENCIA/ALICANTE.

La situación judicial de Gabriel Echávarri, el alcalde socialista de la ciudad de Alicante, se va complicando conforme pasan los días y parece cada vez más insostenible que el primer edil pueda aguantar en su puesto. La jueza procesó ayer por prevaricación a Echávarri por el despido de la cuñada del portavoz del PP, Luis Barcala. El cese tuvo lugar después de que Barcala denunciase al alcalde de la segunda ciudad de la Comunitat por fraccionamiento de contratos, otro caso en el que también está procesado. Dos investigaciones que han puesto contra las cuerdas a Echávarri en los últimos meses y al PSPV que lidera Ximo Puig, que ha tratado de evitar posicionarse de forma clara y ha apostado por guardar silencio.

El partido que ahora lidera el presidente de la Generalitat y secretario general de los socialistas valencianos fue muy contundente con la situaciones judiciales del PP cuando gobernaba las principales instituciones valencianas. La formación y Echávarri incluso llegaron a pedir prisión preventiva para la exalcaldesa Sonia Castedo cuando fue llamada a declarar en calidad de investigada. Una posición que deja en evidencia ahora al partido, que ni con las dos imputaciones ni con los dos procesamientos ha movido ficha de forma clara. Puig se refirió en agosto de 2014 a la entonces alcaldesa de Alicante. El secretario general del PSPV sostuvo entonces que «el verbo dimitir debería aplicarse cuando se está en el foco de la corrupción». Los socialistas dicen ahora que las investigaciones a Echávarri no son por corrupción aunque los dos casos son por presunta prevaricación.

Tal y como informó ayer el tribunal Superior de Justicia de la Comunitat, el Juzgado de Intrucción número dos de Alicante ha finalizado la instrucción del caso del despido de la funcionaria cuñada del portavoz del PP. La instructora encuentra indicios de la comisión de un delito de prevaricación en la actuación del primer edil y considera que despidió a la trabajadora interina «como represalia» por su relación familiar y cree que responde «únicamente a voluntad del alcalde en una evidente, patente, flagrante y clamorosa desviación de poder, dando apariencia de legalidad a su voluntad».

El primer edil socialista asegura estar «hecho polvo» y sentir «rabia y desamparo»

Las palabras de la magistrada son unas duras acusaciones contra Echávarri y más teniendo en cuenta que en el mismo comunicado apuntó que no queda suficientemente acreditada que Carlos Giménez, concejal responsable del área de Recursos Humanos, cometiera el delito por el que se le investigaba, por lo que se acordó el sobreseimiento de la causa. El escrito de la jueza recuerda que de ahora en adelante se abre el plazo para que se pida la apertura de juicio oral y subraya que la decisión puede ser recurrida a la Audiencia Provincial.

Tras el nuevo procesamiento, el alcalde de Alicante admitió que se encuentra «hecho polvo» por el «linchamiento» del que considero que es objeto. Tal y como informó EFE, Echávarri insistió en que pese a la «rabia y desamparo» que siente, también cuenta con «la fuerza de saber» que no ha hecho «absolutamente nada» ilegal, y de este modo reafirmó que siguen sus planes de seguir en el cargo hasta, al menos, que se decrete la apertura de juicio oral por el 'caso Comercio'. El alcalde socialista hizo hincapié en que la decisión de echar a la cuñada del líder de la oposición había sido avalada previamente por dos técnicos municipales y también por un tercer informe de la abogada municipal. Además, no dudó en arremeter contra la Fiscalía comparando la actitud del ministerio público, un órgano consideró que está «jerarquizado» y que depende del Gobierno, con su persona con respecto de la exalcaldesa del PP de Cartagena, y comentó que «habrá que empezar a alzar la voz» contra estos agravios.

Isabel Bonig, presidenta del PPCV, avanzó ayer que ha hablado ya con el portavoz del PP en el consistorio y «en los próximos días» el grupo comparecerá ante notario para «estampar su firma y solicitar la moción de censura». La dirigente popular también se preguntó que más tiene que pasarle a Echávarri para que el presidente Ximo Puig le pida dimitir. Por su parte, el portavoz de Guanyar Alacant en el Ayuntamiento de Alicante, Miguel Ángel Pavón, tachó de «vergüenza» para la ciudad el doble procesamiento del alcalde y le pidió dimitir de forma «inmediata» y «sin ningún tipo de condiciones previas». Pavón apeló a Pedro Sánchez, y a Puig, para que «fuercen» la salida del primer edil alicantino. De manera similar se pronunció Ciudadanos mientras que Compromís reclamó a los socialistas no alargar esta «agonía institucional».

Fotos

Vídeos