El diputado Rius adjudicó un catálogo tres meses después de estar hecho

El diputado de Cultura, Xavier Rius. / Raquel Abulaila
El diputado de Cultura, Xavier Rius. / Raquel Abulaila

El área de Cultura disponía del volumen impreso que encargó a dedo antes incluso de que se propusiese la contratación del trabajo

D. Burguera
D. BURGUERAValencia

El área de Cultura de la Diputación de Valencia ha seguido dos caminos distintos en algunas de sus tramitaciones. Por un lado transcurre la legalidad y las tramitaciones administrativas. Por el otro, la realidad. En el caso del servicio de guías en la exposición permanente del MuVIM, el deseo de reabrirla propició que se pagasen facturas incluso cuando la muestra estaba clausurada por problemas técnicos, abonos que hasta el propio responsable del departamento, el diputado Xavier Rius, de Compromís, admite que desconocía. En el caso de los catálogos para diferentes actividades celebradas en el principal museo de la corporación provincial, se da la circunstancia de que al revisar el expediente de tramitación de uno de ellos, el de la exposición sobre la modernidad republicana, las fechas no coinciden, de modo que el encargo, el contrato, la adjudicación, es posterior a la realización.

En el catálogo se explica que el volumen «se terminó de imprimir» por parte de la imprenta adjudicataria «en el mes de marzo de 2016». De hecho 'La modernitat republicana a València. Innovacions i pervivències en l'art figuratiu (1928-1942)' se pone a la venta y se indica que su fecha de publicación es del 1 de abril. Además, en la semana de actividades complementarias a la exposición, el museo anunció la presentación del catálogo el 14 de abril. Hasta ahí la realidad. La legalidad ha seguido otro camino.

La primera edición del catálogo se imprimió en marzo. Sin embargo, la propuesta de contratación de ese servicio, con la fórmula de contrato menor (a dedo, a criterio de los gestores públicos, sin concurso) es del 21 de abril. La propuesta de decreto, firmada por el propio Rius, es de 22 de abril. Como mínimo, tres semanas después de acabar de imprimirse. La adjudicación definitiva se produjo a principios de julio, tres meses más tarde de estar finalizado el trabajo de impresión.

El trabajo ya impreso se presentó en público antes de que Intervención autorizase el encargo

En la propuesta de decreto que firman Rius y el director del MuVIM, Rafa Company, se considera que «Martin Impressors es la entidad más adecuada» para realizar los trabajos. Y «tan adecuada». Como que ya los había hecho. Precisamente, por tratarse el encargo de un contrato menor, el interventor se dirigió a los responsables de Cultura para recordarles que esa empresa ya trabajó un año antes a través de esa fórmula de contratación y que «una vez más» se repetía ese 'modus operandi', por lo que recordaba el auditor la necesidad de comprobar que no se incumplía la normativa sobre fraccionamiento de contratos. La información de Intervención se produjo con fecha 2 de mayo. El catálogo (impreso por la empresa a la que aún no se le había adjudicado) se había presentado ya hasta en la Fira del Llibre de Valencia. No es de extrañar, por tanto, que desde el MuVIM se defendiese la tramitación ante las observaciones de Intervención. Finalmente, con fecha 5 de julio, se aprobó la adjudicación.

«Hay empresas que a su vez tienen varias firmas y no puedes evitar que se presenten a varios concursos», señaló Rius el pasado 24 de enero, cuando este periódico le preguntó por una tramitación donde, además, constan dos ediciones de este mismo catálogo.

Ofertas alternativas posteriores a la propuesta de decreto

Frente a las reticencias de los servicios de control de la Diputación ante un posible fraccionamiento de contratos a la hora de encargar los catálogos de la exposición sobre la modernidad republicana, el MuVIM ofreció una justificación donde hace gala de legalidad asegurando que para realizar los encargos se habían pedido incluso ofertas alternativas. También hay descuadres en relación a esos presupuestos teóricamente competidores. Al igual que con la adjudicación del encargo inicial (aprobada después de que se imprimiese esa primera edición del catálogo), hay un desfase en las fechas de los presupuestos que supuestamente se solicitaron con el fin de curarse en salud en el caso de la segunda edición. La fecha de la propuesta de adjudicación a Campgráfic, firmada tanto por Rius como por el director del MuVIM, Rafa Company, es el 17 de mayo de 2016. Esa fecha es anterior a la que consta en los dos presupuestos alternativos que dicen haberse pedido: 23 y 24 de mayo . Es difícil explicar por qué se decidió proponer el encargo antes de recibir las ofertas competidoras.

La primera impresión se adjudicó a Martín Impresores (en realidad, después de que se realizase el trabajo, tal y como consta en el propio catálogo de la exposición). La segunda tanda se encargó a Campgráfic. Las dos adjudicatarias son del mismo administrador, y ambas están vinculadas a una de las empresas a las que la Diputación asegura que solicitó presupuesto alternativo. Las firmas contratadas no se presentaron «a varios concursos», tal y como señaló Rius, porque no hubo ningún tipo de concurso público. El contrato menor, fórmula a través de la cual se adjudicaron los dos encargos, exime de concursos. Ni siquiera es necesario legalmente pedir presupuestos a otras empresas. Sin embargo, en el expediente de contratación constan otras ofertas que, no obstante, en dos de los casos, están relacionadas con las adjudicatarias, pues llegan a compartir teléfono y dirección.

Interrogado en septiembre de 2016 por LAS PROVINCIAS sobre si conocía los peculiares pormenores de estas contrataciones, Rius, portavoz de Compromís en la Diputación y responsable de Cultura, aseguró que «como diputado no participo en la parte técnica ni digo lo que deben hacer los equipos de los museos. Si dicen que se debe hacer una reedición de ejemplares, pues de acuerdo, se hace a través de una gestión, la de pedir presupuestos y se escoge el más económico y se encarga. Y ya está». El trámite administrativo no coincide con esta explicación de la realidad.

Fotos

Vídeos