La Diputación sólo ha ejecutado la mitad del presupuesto de este año

Jorge Rodríguez preside un pleno de la Diputación de Valencia. / irene marsilla
Jorge Rodríguez preside un pleno de la Diputación de Valencia. / irene marsilla

El área de Carreteras apenas ha invertido un 11% de los casi 37 millones disponibles a punto de cerrarse este ejercicio

F. R.

VALENCIA. La Diputación de Valencia celebra mañana pleno ordinario en el que el cuatripartito aprobará, con toda probabilidad, los presupuestos para 2018. Unas cuentas de 472,9 millones de euros, a los que habrá que sumar los remanentes de ejercicios anteriores y las cantidades destinadas a empresas y entidades vinculadas a la institución provincial. Pero esas previsiones iniciales pueden quedar en papel mojado a finales del año próximo. Las últimas cifras conocidas en el palacio de Batlía sobre la ejecución presupuestaria de este 2017 no dejan en muy buen lugar la capacidad de gestión del cuatripartito formado por el PSPV, Compromís, EU y el diputado de Podemos encuadrado en Valencia en Comú. A fecha de 11 de diciembre, a 20 días para que se cierre el año y las cuentas, la Diputación ha gestionado la mitad del presupuesto de este año.

La corporación provincial que preside Jorge Rodríguez aprobó el año pasado un presupuesto para 2017 de 435 millones, que con la suma de remanentes, según señalaron fuentes del grupo provincial del PP, se elevaron a 646,35 millones de euros. De esta cantidad solamente se ha ejecutado un 52,28%.

Pero es más. Si a esa cifra se le separa la cuantía destinada a personal de la corporación provincial, poco más de 66 millones de euros que se agota siempre porque se paga religiosa y mensualmente a los funcionarios y a los políticos, la ejecución presupuestaria de 2017 se queda en un 33% a fecha de 11 de diciembre, sostienen las mismas fuentes del PP. Especialmente significativa es la situación del área de Carreteras. Con un presupuesto inicial de 14 millones de euros, que con los remanentes se incrementaron hasta alcanzar los 37 millones, la ejecución presupuestaria se ha quedado en un 11%, critican desde el PP de la institución provincial.

Los datos encajan con la gestión de quienes más interés mostraban por minimizar la Diputación de Valencia, reducir sus competencias y adelgazar su actividad para que otras administraciones públicas, como la Generalitat e incluso en el ámbito supramunicipal con las mancomunidades, eran los diputados y responsables de Compromís, aunque la marca de Podemos, Valencia en Comú, EU y Ciudadanos no les iban a la zaga. También el PSPV, como manifestó Ximo Puig, quería poner a dieta a las tres corporaciones provinciales con la Ley de Coordinación de Diputaciones de 1983.

Y algo de esto se intentó cuando desde el Consell, por ejemplo, se trató de asir para sí las competencias en Turismo de estas instituciones, que los tribunales se encargaron de negarle.

Pero algo sí se ha conseguido, que las instituciones provinciales se comprometieran en ayudas a los escolares. El Gobierno valenciano ha logrado que la Diputación pague a la conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas que dirige Mónica Oltra dos planes de colaboración para la construcción de 10 centros sociales, cuatro de los cuales tenían que estar terminados ya, los de Paterna, Sueca, Llíria y Carcaixent -el acuerdo se puso en marcha en 2016- y otros seis cuyo compromiso se presentó el pasado jueves. Este obliga a la corporación provincial a poner 11 millones de euros en 2018 y 2019 para construir centros sociales en Meliana, Font de la Figuera y Agullent, las tres localidades con alcaldes de Compromís, otros dos con alcalde del PSPV, Mislata y Aras de los Olmos, y Ademuz, donde gobierna el PP. En ningún caso se ha preguntado a la diputada de Bienestar Social, Mercedes Berenguer, su opinión sobre la construcción de alguna de estas infraestructuras. Hasta el punto que la portavoz popular, Mari Carmen Contelles, afirmó que la Generalitat «vampiriza» la Diputación de Valencia o que la utiliza «como su cajero automático».

Las cuentas, presentadas por el vicepresidente segundo y diputado de Hacienda, Toni Gaspar, destinan a los municipios de la provincia de Valencia 217 millones de euros, entre inversiones reales y transferencias. El Fondo de Cooperación Municipal de la Diputación se dotará con 20,6 millones de euros y contempla ayudas directas a los ayuntamientos que podrán destinarse tanto a inversión como a gasto corriente.

Fotos

Vídeos