La Diputación no quiere administrar una de las empresas de Marcos Benavent

A. G. R. VALENCIA.

Spartaky Sinergias SL era una de las numerosas mercantiles que Marcos Benavent, exgerente de Imelsa, tenía bajo su control. Se servía de un testaferro, José Estarlich, para ocultar su identidad. La firma era el vehículo de inversión en huertos solares. Fue una modalidad por la que casualmente optaron otros políticos valencianos del PP, como David Serra. Estas sociedades se constituyeron desde el despacho de Pedro Porcel, amigo del vicepresidente Gerardo Camps.

Hace unos meses, Estarlich pidió al juzgado abandonar su cargo de administración de la empresa. El juez acordó designar nuevos responsables. En un futuro, esta firma, que se sospecha que se creó con el dinero malversado en Imelsa, dará beneficios. Recientemente el juez ha nombrado a dos administradores judiciales. Pero sorprende que las personas dependientes de la Diputación de Valencia, que también iban a decidir sobre el futuro de esta empresa, no hayan comparecido. El juez ha ordenado que se les cite.

Fotos

Vídeos