El dilema de los equilibrios en la futura Ejecutiva del PSPV

D. Burguera
D. BURGUERAValencia

Alivio y emoción, eso era lo que reflejaba el rostro y las palabras de Puig ayer, tras conocerse los resultados que revalidan su liderazgo al frente del PSPV. Las primarias nacionales, cuando Sánchez arrasó en la Comunitat (logró el 63% de los votos frente al 28% de apoyos recibidos por Susana Díaz, la favorita de Puig), dejaron seriamente tocado al presidente de la Generalitat, que ha buscado alianzas entre los que fueron hace dos meses ‘sanchistas’ con el fin de garantizarse la tranquilidad en el partido mientras continúa al frente del Consell. Sin embargo, la ajustada victoria de ayer permitió a García sugerir que será necesario que en la futura Ejecutiva del partido estén «los mejores». Puig, por su parte, afirmó que no habrán «cuotas ni repartos», algo complicado con los equilibrios internos en juego, tanto en la propia candidatura del secretario general como para dar cabida a la sensibilidad demostrada por unas bases que han apoyado con el 42% de sus votos a García, un sencillo alcalde de Burjassot que ha puesto en aprietos a todo un presidente de la Generalitat.

Puig afirmó, tras ganar las primarias, que esta victoria «no tiene perdedores» ni era una «segunda vuelta» del congreso del PSOE que ganó Pedro Sánchez, y ha aseverado que los socialistas valencianos han empezado hoy (por ayer) «a ganar 2019». En una comparecencia en la sede del partido ante los militantes, que le han ovacionado y aplaudido largamente (hasta sonaron tracas en el exterior de Blanquerías), el también presidente de la Generalitat defendió que la solución para la Comunitat es un PSPV-PSOE «fuerte, capaz de defender a los valencianos por encima de cualquier cosa».Puig señaló que hacia las 22 horas, cuando los resultados eran prácticamente definitivos, le llamó el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con el que mantuvo una conversación «absolutamente amable» a la que seguirán otras en el futuro, según el jefe del Consell, quien también recibió un mensaje del secretario de Organización, José Luis Ábalos, responsable también del PSPV en la provincia de Valencia.El secretario general de los socialistas valencianos afirmó que en el próximo congreso autonómico (se celebra a finales de este mes) no va a haber «cuotas ni repartos» en la confección de la nueva dirección, si bien va a intentar involucrar al máximo de gente y a hablar «con todo el mundo», ya que este es un partido «plural» y siempre ha intentado ampliar la base.Puig consideró «muy buen resultado» el apoyo del 56% de los 13.000 votantes y afirmó que la misión ahora del partido es «liderar la sociedad valenciana». Insistió en que esta formación ya no es «de familias».

Por su parte, Rafa García felicitó a Puig por su victoria y declaró que su candidatura había obtenido un «amplio respaldo» (un 42% de los votos escrutados) y que las propuestas que ha defendido estos días se deberían integrar en el congreso de final de mes, con el fin de lograr un partido «moderno» y que «vuelva a conectar con la sociedad».García afirmó que la participación en estas primarias ha sido «baja» (un 71% respecto al cerca del 84$ registrado el pasado mes de mayo durante las primarias nacionales), quizá porque el calendario «no era muy propicio», y reclamó que estén «los mejores» en la nueva dirección del partido, ya que no es una cuestión «de integración o no».El alcalde de Burjassot pidió que el congreso del PSPV-PSOE sea «fuerte» y «potente», y subrayó en que una parte de la militancia ha dicho que quiere participar en los procesos de decisión y que este partido cambie.

Fotos

Vídeos