Los cuatro folios en la casa del exministro con firmas adjudicatarias

Zaplana es trasladado en la tarde del miércoles a la Comandancia de la Guardia Civial en Madrid, en Tres Cantos, para su segunda noche de arresto. /EFE
Zaplana es trasladado en la tarde del miércoles a la Comandancia de la Guardia Civial en Madrid, en Tres Cantos, para su segunda noche de arresto. / EFE

Los papeles que se encontró el ciudadano sirio recogían los nombres de supuestos comisionistas

A. G. VALENCIA.

Los papeles que un ciudadano sirio entregó al exgerente de Imelsa Marcos Benavent tras hallarlos en una casa de Eduardo Zaplana son claves para entender todo el entramado que el exministro presuntamente orquestó para blanquear dinero procedente de comisiones.

No se trata de un dosier, apenas cuatro folios manuscritos -se ignoran si es la letra del propio Zaplana- en los que se recogen nombres de la compañías eólicas que se adjudicaron los servicios del Consell. Sólo con esta documentación, los agentes pudieron profundizar en lo que hasta ese momento eran meras sospechas. De hecho, los especialistas de la UCO han solicitado a la Conselleria de Infraestructuras todos los expedientes de esas adjudicaciones ahora cuestionadas.

El ciudadano sirio, responsable de la mezquita de Valencia, mantenía una estrecha amistad con Benavent. Formaba parte de su grupo de amistades así que cuando encontró esa documentación en una especie de altillo o falso techo no dudó en dársela para que la custodiara. Así lo hizo el exgerente de Imelsa hasta que finalmente, atrapado por algunas irregularidades en su gestión que habían detectado, decidió huir de España. Tras su regreso y al mostrar la voluntad de colaborar con los investigadores, decidió entregar toda la documentación a los guardias civiles.

El exgerente de Imelsa acudió esta misma semana a declarar en el juzgado que investiga los hechos. Su testimonio presumiblemente consistió en ratificar las declaraciones que previamente había efectuado a los agentes de la Guardia Civil. Allí prestó declaración durante algo más de una hora y se marchó, una vez más, a su residencia. Su testimonio consistía básicamente en explicar lo que en su día dijo a los agentes de la UCO quién y cómo le entregó esa documentación.

El exgerente del Imelsa se ha convertido en un auténtico terremoto para el Partido Popular. Sus revelaciones supusieron la caída del expresidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, por el caso Imelsa. También ha lastrado la imagen del exdiputado autonómico David Serra, de Máximo Caturla e incluso del último presidente del PP de Valencia, Vicente Betoret. Su última 'víctima' ha sido Zaplana.

Fotos

Vídeos