Crespo acusa a Cuesta de engañarlo y tacha a las acusaciones de populistas

El exvicepresidente de la Diputación de Valencia, en las prox¡imidades de la Ciudad de la Justicia. / jesús signes
El exvicepresidente de la Diputación de Valencia, en las prox¡imidades de la Ciudad de la Justicia. / jesús signes

El exvicepresidente de Emarsa ensalza la inteligencia del gerente para engañar y califica de conjeturas todos los indicios en su contra

A. RALLO VALENCIA.

Enrique Crespo sostuvo que él no formó parte de la trama que saqueó Emarsa. Resulta habitual en casos de corrupción tratar de acotar las responsabilidades a los subordinados. La defensa del expresidente de Emarsa y de la Emshi le presentó ayer, durante su informe, como una víctima más del exgerente de la planta de Pinedo, Esteban Cuesta. Ensalzó las cualidades delictivas del responsable, quien fue capaz de engañar no sólo a Crespo sino a todo el consejo y a los auditores, según recoge Europa Press. «No era un camillero», respondió a la fiscalía, que sostiene precisamente lo contrario: el exvicepresidente de la Diputación eligió a Cuesta por ser alguien fácilmente manejable.

El acusado, tras la última modificación de la acusación, se enfrenta a 20 años de prisión por prevaricación, falsedad en documento oficial y malversación de caudales. No obstante, el letrado censuró la actuación de las acusaciones al elevar la pena a las dos décadas de cárcel y tachó su iniciativa de «populismo punitivo». El ministerio público y la Abogacía de la Generalitat defienden la existencia de dos tramas distintas -una en Emarsa y otra en la Epsar- y de ahí la multiplicación de la pena. Para la defensa de Crespo, en cambio, esta lectura carece de justificación y recordó que eso supone castigar dos veces por el mismo delito -el de malversación- por el que no debería enfrentarse a más de ocho años de prisión.

El letrado rechazó la posibilidad de un delito de falsedad en las actas de las comisiones de seguimiento, las reuniones en las que se acordaba el incremento de la financiación. Del mismo modo, respecto de la trama de facturas falsas indicó que deberá ser Cuesta y el exdirector financiero quienes respondan por este ilícito. Recordó que la confesión del exgerente y el relato incriminatorio de este no puede conducir a una condena al tratarse de la única prueba de cargo.

El letrado trató de sembrar la duda en el tribunal ante «la tesis aparente de la fiscalía», pero insuficiente en el estadio actual a la hora de dictar una sentencia condenatoria. «Hay razones para absolver», insistió la defensa. Admitió que quizá Crespo debió prestar más atención a lo que sucedía en la planta de Pinedo, pero esa falta de cuidado no le puede reportar, en un delito como la malversación que requiere del dolo, una condena como la que solicitan.

La defensa criticó la «maldad» de las acusaciones para que su representado «cargue» con toda la responsabilidad del despilfarro en comidas pagadas por la depuradora. «Sólo una docena de tickets son suyos. ¿Por qué no se individualiza la conducta?», reflexionó. Además, contraatacó la acusación de los regalos que se hicieron desde la depuradora a determinadas personalidades. «Quizá sea reprobable, pero no delictivo porque falta el ánimo de lucro», apuntó. A continuación, añadió que se podría hablar de un cohecho para todos los que aceptaron los presentes o bien se trata de «una acción habitual del tráfico comercial», es decir, admitida en los usos sociales. El abogado indicó que las extracciones de efectivo con las famosas tarjetas de las empresas pantalla de tratamiento de lodos no se pueden atribuir a Crespo. Se trata de una conjetura, algo «débil» que admite numerosas interpretaciones. Así, expuso que si de las 50 veces que se reunió la Emshi en la plaza del Ayuntamiento, Crespo sacó dinero en cajeros próximos en 11 ocasiones, «¿qué pasó con las otras 39?». Además, recordó que Hacienda no ha detectado incrementos sospechosos de sus bienes.

También fue el turno ayer del letrado del exconcejal del PP Valencia Juan Carlos Gimeno cuyo letrado defendió que los trabajos facturados a la depuradora con su empresa son reales.

Fotos

Vídeos