Cotino asegura que Morenilla y Barberá le avisaron de los problemas en la Epsar

El exconseller y expresidente de Les Corts, Juan Cotino. / EFE/ Manuel Bruque
El exconseller y expresidente de Les Corts, Juan Cotino. / EFE/ Manuel Bruque

El exconseller declara ante el juez que el exgerente de la Entidad de Saneamiento le advirtió de los costes elevados de la firma

E. P.

valencia. Juan Cotino, exconseller de Agua y Medio Ambiente entre 2009 y 2011 y expresidente de las Corts, aseguró ayer que la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá le llamó un día por teléfono y le pidió que se «tomaran decisiones» en Emarsa ante el riesgo de que se contaminaran las playas de la ciudad en pleno verano debido al mal funcionamiento de la depuradora de Pinedo. No obstante, puntualizó que la primera persona que le alertó de los «problemas» en la empresa pública fue el exgerente de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas (Epsar) Juan José Morenilla.

Cotino acudió ayer a los juzgados de Valencia para declarar, en calidad de testigo, en el juicio por la pieza principal del caso Emarsa, procedimiento en el que se investiga un presunto desfalco de alrededor de 25 millones de euros en la gestión de la depuradora de Pinedo.

El testigo, procesado en una de las piezas del caso Gürtel, relativa a los contratos por la visita del Papa a Valencia, recordó que a finales de 2009 asumió el cargo del conseller de Medio Ambiente tras el fallecimiento de José Ramón García Antón y, como consecuencia, también el de la presidencia del Consejo de Administración de la Epsar.

En un momento determinado, a los meses de tomar posesión de su cargo, expuso que Morenilla le comunicó «problemas» en Emarsa y le pidió que se tomaran medidas: «Me dijo que había un coste elevado y que era bueno que quizá se sacara la empresa a subasta porque quizá la gestión no era la más adecuada. El fue el que me informó en primer lugar de que la empresa no funcionaba bien y que tenía problemas económicos», dijo.

También recibió la llamada de Barberá y le trasladó que su entonces edil y también miembro del consejo de administración de Emarsa María Ángels Ramón-Llin le había dicho que en Emarsa había «problemas». «Me dijo que había que tomar decisiones porque si la depuradora fallaba, podía haber un problema. Las playas podían quedar contaminadas en pleno verano». En junio de 2010 se tomó la decisión de liquidar la mercantil pública.

En esa llamada, la ex primera edil le pidió que recibiese a Ramón-Llin para que le explicara el asunto. Así, se reunieron y ésta le indicó que Emarsa «no estaba bien» y que si la planta de la depuradora paraba, «podría suponer un grave problema para el medio ambiente y para las playas de Valencia».

Cotino, quien inicialmente afirmó que no conocía al exgerente de Emarsa y al exedil Juan Carlos Gimeno aunque luego rectificó, explicó que «el día a día» de la Epsar la llevaba Morenilla, que era también quien daba cuenta de la gestión de la mercantil en los consejos de administración. «Había reuniones periódicas para ver el funcionamiento general de las depuradoras», afirmó.

Fotos

Vídeos