Les Corts cambia el escenario

El presidente Puig y la vicepresidenta Oltra, ayer en Les Corts. / damián torres
El presidente Puig y la vicepresidenta Oltra, ayer en Les Corts. / damián torres

Populares y Cs exigen a Puig y Oltra que asuman responsabilidades ante la investigación por financiación irregular de socialistas y nacionalistas El PP pasa de acusado a acusador y PSPV y Compromís se ponen a la defensiva

F. RICÓS VALENCIA.

Fue como viajar una década atrás en el tiempo, pero con distintos protagonistas en la sesión de control parlamentario y las bancadas cambiadas: quienes acusaban entonces, los de los escaños en los que se sientan los diputados de izquierdas, son ahora los que reciben las acusaciones del PP, la exigencia de asumir responsabilidades y se ponen a la defensiva. Ayer se vivió un cambio de escenario.

Las cañas se volvieron lanzas para el PSPV y Compromís. A los diputados de las dos principales formaciones del pacto del Botànic se les veía tan desconcertados como los del PP cuando se destapó el caso Gürtel en febrero de 2009. Y los representantes de Podemos se parapetaron en silencio en sus escaños como si esta historia de presunto dopaje electoral no fuera con sus socios.

Las principales voces del grupo popular, Isabel Bonig, Eva Ortiz y Rubén Ibáñez, con la colaboración especial de José Juan Zaplana, no dejaron de hurgar en la herida durante la sesión de control parlamentario al Consell. Mientras, el presidente Puig, la vicepresidenta Oltra y el conseller Soler lanzaron zarpazos al aire reclamando una dignidad para sí y los suyos que niegan al PP, si bien es cierto que estos tienen 20 juicios pendientes. Cs, se presentó como la única formación que no está bajo sospecha de corrupción, la única capaz de iniciar una regeneración.

«El PP quiere instaurar la sensación de que todos los partidos son iguales y no lo son», se defiende Puig «Cuando acusaban al PP pedían ilegalizarlo. ¿Ahora pedirán ilegalizar al PSPV y Compromís?», dice Zaplana

La presidenta y portavoz del PP, Isabel Bonig, tras amagar en su primera intervención, no dejó escapar la oportunidad de echar en cara a Puig la investigación abierta al PSPV y al Bloc -no los nombró- en juzgados de Gandia, Benidorm y Madrid por financiación ilegal, falsedad, prevaricación, malversación y delito electoral: «Hoy sabemos que el verdadero pacto del Botànic no nos lo contaron porque era en 'B' y se firmó en 2006».

Bonig pidió a Puig que asuma y exija «las mismas responsabilidades políticas que predica para los demás» y parafraseó al portavoz del PSPV, Manolo Mata: «Cuando le pillan a uno en una de esas cosas, dimite y se va a su casa». Hizo hincapié en que el PP respeta la presunción de inocencia, a jueces, fiscales, policía y el secreto de sumario.

La síndica popular preguntó al presidente «si ya había hablado con Orengo, Tiller y Pepe Cataluña», tres de los nombres de esta trama relacionada con el PSPV, y si va a ser transparente con la investigación interna. «¿Si se demuestra la financiación irregular, va a asumir responsabilidades políticas? -insistió- ¿Devolverán la subvención recibida? Porque los tribunales decidirán las responsabilidades judiciales pero las políticas se sustancian aquí», cuestionó Bonig.

El presidente Puig echó mano de un argumento ya utilizado: «El PP quiere instaurar la sensación de que todos los partidos son iguales y no lo son». Aseguró que «si hay responsabilidades políticas derivadas se asumirán» y dijo que respetan a los jueces y la libertad de prensa.

La portavoz de Cs, Mari Carmen Sánchez, presentó su formación como la llamada a regenerar la vida política valenciana porque «Cs no llena los titulares por corrupción, prevaricación o malversación, devuelve la esperanza con un proyecto de futuro, de regeneración y de unidad». Puig le contestó que con su Consell ya hay regeneración, le pidió que «se mojen» y enmienden los Presupuestos del Estado y le lanzó un guiño: pueden coincidir «con la derecha razonable, no la que berrea». Emigdio Tormo, de Cs, salió al quite en su intervención: «Hemos pasado de la corrupción del PP a esta».

Eva Ortiz, número dos popular, reclamó a la vicepresidenta «que asuma responsabilidades políticas» porque en 2007 «su partido fue dopado a las elecciones» y era, dijo, la representante ante la junta electoral. «Ustedes, frente a la corrupción ofrecen más corrupción», contestó Oltra. La rúbrica fue de José Juan Zaplana: «Cuando acusaban a esta bancada -la del PP-, a ustedes les estaban investigando. Hacían lo mismo o peor de lo que acusaban al PP y pedían la ilegalización. ¿Ahora pedirán la ilegalización del PSPV y Compromís?»

Más

Fotos

Vídeos