Les Corts aprueba fiscalizar los contratos con las empresas de Gürtel

El portavoz de Podemos, Antonio Estañ, de pie. A la derecha, también de pie, el exsindic podemista, Antonio Montiel. / jesús signes
El portavoz de Podemos, Antonio Estañ, de pie. A la derecha, también de pie, el exsindic podemista, Antonio Montiel. / jesús signes

Podemos acepta las enmiendas del PSPV y Compromís y amplía de dos a seis meses el plazo para que el Consell audite las adjudicaciones

BURGUERA VALENCIA.

Les Corts aprobó ayer, con los votos afirmativos de todos los partidos excepto Ciudadanos, instar al Consell a que haga un especial seguimiento de las empresas vinculadas a la trama de Gürtel que continúan trabajando con el Gobierno valenciano. El último punto del pleno de ayer salió adelante sin la presencia de un solo miembro del Ejecutivo, que por activa y por pasiva han expresado su reticencia a la reclamación podemista, que obtuvo el beneplácito de socialistas y nacionalistas tras asumir una enmienda que suaviza las exigencias respecto a la fiscalización, que deberá estar preparada antes de medio año.

En su propuesta inicial, Podemos pretendía obtener antes de dos meses una respuesta de cuál es la relación entre el Consell y las firmas propiedad de los empresarios que en enero confesaron haber pagado irregularmente actos del PPCV durante la pasada década. Sin embargo, ayer, el síndic podemista, Antonio Estañ, aceptó la enmienda conjunta de PSPV y Compromís para que la auditoría se prolongue hasta seis meses. La fiscalización correrá a cargo de la Conselleria de Hacienda, que es donde están los técnicos que mejor conocen la plataforma de contratación pública en la cual se pueden comprobar las adjudicaciones. De hecho, a este periódico le consta que podrían realizar ese trabajo en menos de una semana, si bien es cierto que se trata de funcionarios con dedicaciones muy variadas. Para el Consell no se trata de una actuación prioritaria.

El Gobierno autonómico contará con seis meses, medio año, el mismo plazo que los podemistas dieron a Educación para que rinda cuentas de 'Edificant', el plan que el presidente Ximo Puig anunció el pasado 13 de septiembre para eliminar los barracones y del cual el partido morado reconoce no tener noticias, a la espera de que pasen los seis meses de gracia que también otorgó al Ejecutivo valenciano.

Estañ evita crear el registro que pide el PP y Cs vota en contra porque la iniciativa impulsa una nueva agencia

Al apoyo del tripartito se sumó el propio PPCV, que justificó ese voto a favor argumentando su deseo de implantar la mayor transparencia posible en las contrataciones del Consell. De hecho, los populares impulsaron una enmienda que suponía crear un registro público donde deberían inscribirse las empresas invitadas a la participación en contratos celebrados con la Generalitat, un archivo que incluyesen las vinculaciones familiares de los contratistas, en el caso de que las haya. Igualmente, desde el PP se pretendía que la iniciativa retirase de su texto la mención específica a Gürtel y se sustituyera por «casos de corrupción». Estañ rechazó la propuesta de los populares argumentando que era una estratagema para «desviar el foco» de Gürtel y del PP, cuando ese es el espíritu de la iniciativa parlamentaria de Podemos, que también se negó a que se genere un registro de archivos porque los populares pretendían que se instase al Consell a ponerlo en marcha. Los argumentos de Estañ fueron considerados como excusas por parte de la oposición, si bien el PP votó a favor. No así Ciudadanos, que se quedó solo en su negativa. El partido naranja coincidió con los populares en que los podemistas habían descafeinado su propuesta, y les reprocharon que aceptasen crear una Oficina Valenciana de Supervisión de Contratación, algo que la ley nacional contempla como posible pero no obligatorio, y que Cs consideró ayer como un modo de generar un nuevo «chiringuito» a cuenta del erario público.

Más

Fotos

Vídeos