El lío con los correos de la F-1

Una de las curvas más conocidas del circuito de Valencia. / damián torres
Una de las curvas más conocidas del circuito de Valencia. / damián torres

Las comparecencias de investigados arrancan hoy sin que las defensas hayan podido acceder aún a los emails

A. RALLO

valencia. El lío de los correos electrónicos de la Fórmula 1 amenaza hoy con aplazar, una vez más, las declaraciones de los principales investigados en la causa. La UDEF recopiló más de 100.000 correos electrónicos -una cantidad, de entrada, difícilmente asumible para un letrado- de los ordenadores y servidores de algunos investigados. Buena parte de este material procede del equipo de Belén Reyero, el supuesto nexo de unión de la Administración valenciana con Bernie Ecclestone, según la tesis que plantean los especialistas de la Policía Nacional.

Algunos de estos emails aparecen en los diferentes informes que hasta la fecha se han incorporado a la causa. Pero en un porcentaje casi irrelevante. De todos modos, lo que las defensas pretenden es analizar el contexto en el que se producen y comprobar toda la cadena de envíos. En definitiva, contextualizar esos mensajes.

Pero esto no ha sido posible. Hace meses que supuestamente les facilitaron todos los datos en un disco duro. El problema, no obstante, es que no se dispone de una aplicación para abrir esos correos electrónicos. Es un problema que comparten todas las defensas y que han comunicado al juzgado en repetidas ocasiones.

Las representaciones de los investigados sostienen que no están en igualdad de condiciones que el fiscal

El abogado de Camps, por ejemplo, ha presentado varios escritos en este sentido. La letrada de Reyero incluso ha acudido con un perito informático al juzgado para demostrar que no han podido 'abrir' los mails. Las representaciones legales consideran que no se está respetando la igualdad de armas que debe presidir todo procedimiento porque la fiscalía, al parecer, sí dispone de todos esos mails, de tal forma que tiene una visión de conjunto de todo el caso.

Mañana, de nuevo, se volverá a plantear este problema en el interrogatorio de Belén Reyero en el que presumiblemente estarán las defensas del resto de investigados. La decisión ya corresponderá a la titular del juzgado de Instrucción 2, que investiga este asunto desde hace dos años. Otro imputado como el expiloto Jorge Martínez 'Aspar' declarará el jueves, mientras que el viernes lo hará el expresidente de la Generalitat Francisco Camps.

El último informe de la UDEF ha comprometido todavía más la posición de Belén Reyero. La policía considera que es el enlace de la Administración y, en concreto de Francisco Camps, con la empresa de Bernie Ecclestone. Su comparecencia puede ser clave para aclarar el papel que desempeñó el expresidente en el entramado de la F-1. Pero también para determinar su rol en este asunto. Una posibilidad puede ser reconocer su participación en las irregularidades e inculpar a sus superiores. La otra opción consistiría en defender su actuación.

Los mails que reproduce la UDEF muestran la posición de Reyero en todo el proceso de organización, pero también de renegociación de las cláusulas cuando el evento se demuestra deficitario. Este último dossier, de más de 400 páginas, reconstruye los inicios de la F-1 e incluso aborda una cuestión que ahora se investiga en otro procedimiento: las irregularidades en el contrato de diseño del circuito.

Las dos ingenierías que planearon el trazado se presentaron al concurso de la mano del socio alemán de Bernie Ecclestone, el ingeniero Herman Tilke, pero ya antes de que se resolviera el procedimiento estas mantuvieron reuniones con diferentes cargos de la Generalitat y del Ayuntamiento. Al menos cinco encuentros de estas características en los que se perfilaron algunos detalles del evento. También Reyero está investigada en este procedimiento.

Las declaraciones de esta semana se producen en el marco de la primera pieza separada. Todavía existen otros dos procedimientos por el supuesto amaño de contratos a través de Circuito Motor -el exarrepentido Marcos Benavent puede ser clave- y la compra de Valmor por parte del Consell, que puede terminar salpicando al expresidente Alberto Fabra.

Fotos

Vídeos