El Consell reincide en incluir los 1.300 millones ficticios en sus presupuestos

El Consell al completo, encabezado por el presidente Ximo Puig, durante una reunión. / lp
El Consell al completo, encabezado por el presidente Ximo Puig, durante una reunión. / lp

La vicepresidenta del Ejecutivo valenciano justifica la partida, por tercer año consecutivo, por la «inacción» del Gobierno central

J. MOLANO VALENCIA.

¿Será la vencida? El Consell volverá a llevar a Les Corts por tercer año consecutivo unos presupuestos que cuentan con una partida ficticia de 1.325 millones de euros. Un pulso más al Gobierno de Mariano Rajoy. Este dinero provendría de un hipotético cambio en el modelo de financiación autonómica que, teóricamente, debería aprobarse antes de acabar el presente año, pero que en estos momento no está contabilizado en las cuentas del Ministerio de Hacienda que dirige Cristóbal Montoro.

Con esta posición, el Ejecutivo valenciano vuelve a reclamar un cambio en el modelo financiero que sea más beneficioso para la Comunitat. Se trata de una partida «reivindicativa» ante «la inacción del Gobierno central», como volvió a recordar ayer la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra. Explicó que se ha incluido esa cantidad de dinero en las cuentas porque «nos corresponde» por «la cobertura legal constitucional», dado que la Carta Magna «habla de suficiencia financiera», y para hacer efectivo el principio de suficiencia y equidad previsto en la ley 22/2009 de Financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común y ciudades con Estatuto de autonomía. La número dos del Consell lamentó que «a punto de acabar 2017 no se ha reformado el sistema de financiación», aunque manifestó que «parece -su partido no se fía de Montoro- que hay un compromiso del Ministerio de Hacienda» para «solventar» esta cuestión antes de final de año.

La inclusión de esos 1.325 millones en el apartado de ingresos de los presupuestos de la Generalitat de 2016 le costó al Consell un tirón de orejas por parte de la conocida como policía fiscal, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), quien alertó al Ejecutivo de que la Generalitat debía reducir gasto y le recomendó subir impuestos para cumplir con el déficit.

Un año más tarde, la Generalitat volvió a contar con la partida ficticia en los presupuestos de 2017 y la AIReF puso el foco en los «riesgos de desviación fundamentalmente en el escenario de ingresos previsto por la comunidad». La policía fiscal receló de que la Administración autonómica incorporase una previsión de ingresos de 1.000 millones que no se apoyaba en nada que no fuera una legítima reivindicación, porque no figuraban en los Presupuestos del Estado. La propia AIReF recomendaba a la Comunitat «ajustar en ejecución su gasto para adaptarlo a los recursos comunicados y eliminar las incertidumbres observadas en el escenario de ingresos».

En las dos ocasiones mencionadas el Consell presentó su plan financiero suprimiendo la exigencia de los 1.325 millones de los cuadros numéricos y sólo los mantuvo en la parte «teórica» del mismo. La AIRef volvió a recomendar ayer a la Comunitat que «ajuste su escenario presupuestario y su ejecución para compensar riesgos detectados».

Desde la Conselleria de Hacienda destacaron que la partida, que para ellos no es ficticia, se concreta en tres escenarios: «un cambio del modelo financiero y se absorba; un fondo transitorio que palíe la situación o un Fondo de Liquidez Autonómico extraordinario, como en estos años».

Más

Fotos

Vídeos