El Consell pide negociar la reforma de la Constitución al margen de Sánchez

La vicepresidenta Mónica Oltra, ayer, en la comparecencia tras el pleno del Consell. / efe
La vicepresidenta Mónica Oltra, ayer, en la comparecencia tras el pleno del Consell. / efe

Compromís busca ganar protagonismo en los cambios de la Carta Magna a través de la demanda de que las autonomías tengan voz en la negociación

BURGUERA BURGUERA VALENCIA.

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, anunció el pasado 11 de octubre que había llegado a un acuerdo con Rajoy para iniciar la reforma de la Constitución. Era el modo en que los socialistas ganaban aire y jugaban de 'conseguidores' ante la línea dura del Gobierno del PP en todo lo referente a la Carta Magna. Para modificar el texto del 78, aprobado hace (hoy exactamente) 39 años bastarían los diputados de PP, PSOE y Ciudadanos. Teniendo en cuenta que Podemos se ha quedado (o le han dejado) al margen, se trata de un proceso de negociación entre los tres partidos. Sin embargo, el Consell no parece dispuesto a aceptar esa situación. El Ejecutivo valenciano se ha convertido en el primer gobierno autonómico que se pronuncia a favor de la reforma y que, además, pide participar en ella al margen de los partidos, que en el caso de la Generalitat tenía como único 'embajador' al socialista Sánchez, compañero de siglas del presidente del Gobierno autonómico, Ximo Puig.

Fuentes del Consell admiten que no les tranquiliza la presencia del PSOE entre los protagonistas de ese proceso. La sensibilidad socialista es variada y el PSPV no tiene todas consigo en cuanto a que las preferencias de Blanquerías puedan ser escuchadas en Ferraz. Ni qué decir tiene que Compromís, que en su momento, en las últimas elecciones generales y en las posteriores, las repetidas, apostó por Podemos (y secundó su negativa a que Sánchez fuese presidente del Gobierno tras el pacto PSOE-Cs), se siente fuera del tablero. La coalición nacionalista valenciana entiende que en el proceso de reforma que ahora se inicia su voz no será escuchada a través de sus diputados en el Congreso, por lo que el camino alternativo es intentar influir en la reforma constitucional a través del espacio que pueda darse a las autonomías, representadas por sus gobiernos.

El Consell aprobó ayer una declaración en apoyo a una reforma «en profundidad» de la Constitución que se base en un modelo federal de España, que se reconozca a la Comunitat como una nacionalidad histórica (una condición que ayer defendió Oltra, a pesar de que el propio Sánchez, en unas declaraciones que realizó el pasado mes de septiembre, no incluyo a los valencianos entre las regiones con tal condición), y en la corresponsabilidad política, un mayor autogobierno y una autosuficiencia financiera. La vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, aseguró que el Gobierno valenciano concretará su propuesta en el seminario de invierno que el Gobierno valenciano celebrará en Vinaròs del 26 al 29 de enero. En cualquier caso, ayer se aprobaron los ejes centrales en que debe sustentarse esta reforma, que defenderá el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en la comisión territorial del Congreso.

El Consell defenderá que se incorporen como valores en el artículo 1.1 de la Carta Magna la paridad de género, la sostenibilidad medioambiental y la hospitalidad hacia los inmigrantes y como derechos subjetivos, y por tanto reclamables ante los tribunales, la vivienda digna, la sanidad universal, la igualdad efectiva entre hombres y mujeres o la diversidad de orientación de género. El Consell apuesta por modelo federal que «reconozca la pluralidad y la complejidad del Estado» porque «no todos los territorios tienen los mismos sentimientos de identidad y aspiraciones», pero también que «las personas que viven en España deben tener igualdad de derechos, garantías y oportunidades».

Oltra explicó que el objetivo de la Comunitat blindar a través de la Carta Magna una financiación que garantice la cobertura de servicios básicos como Educación, Sanidad o Servicios Sociales. Igualmente, se busca la asociación de las competencias como los fondos económicos para ejecutarlas. Respecto a las competencias, apeló a la reforma del Estatuto de Autonomía de 2006 y puso como ejemplo el derecho civil valenciano, que está reconocido su desarrollo en el Estatuto, pero «no por la jurisprudencia».

La portavoz del Consell admitió como una posibilidad a estudiar la propuesta del lehendakari Iñigo Urkullu para que todas las autonomías tengan un concierto económico bilateral con el Estado, «Cuanto más se avance en la corresponsabilidad fiscal mejor», apostilló.

Fotos

Vídeos