El Consell oculta una subida de impuestos a causa de la Ley de Mancomunidades

Antonio Such, impulsor de la Ley de Mancomunidades.
Antonio Such, impulsor de la Ley de Mancomunidades. / LP

Uno de los artículos de la norma prevé el aumento de tributos para financiar las nuevas entidades comarcales que surgirán tras su aprobación

FERRAN VIDAL

VALENCIA. La Generalitat podrá incrementar los impuestos a los valencianos con la nueva Ley de Mancomunidades, impulsada por el director general de Administración Local, el socialista Antoni Such. Así lo establece el anteproyecto que aprobó el Ejecutivo valenciano el pasado mes de mayo. La propuesta a la que el Consell dio luz verde y que cuenta con el visto bueno del Jurídic Consultiu prevé en su artículo 33 un aumento de impuestos. Este apartado de la ley señala en lo referente a «recursos económicos de las mancomunidades» que su hacienda «estará constituida» por una serie de recursos entre los que se incluyen «recargos sobre impuestos de la Generalitat u otras entidades locales, que procedan». Es decir, no prevé la creación de nuevos impuestos pero sí la subida de los ya existentes, una opción más que probable, según el PP.

Desde las filas populares critican este anteproyecto de ley por considerar que no supondrá ningún ahorro a los valencianos, sino todo lo contrario, según los populares la creación de nuevos entes públicos como las mancomunidades lo único que provocará será la contratación de más cargos, el aumento de directivos y asesores que incrementarán el gasto público, hecho que se verá reflejado en los impuestos que pagan los ciudadanos de la Comunitat. Así lo especifica el proyecto presentado por el Gobierno valenciano. El PPCV reprueba que para sufragar los gastos de las nuevas mancomunidades que se crearán los ciudadanos tendrán que pagar «más impuestos en estructuras que lo único que hacen es imitar la Ley de Veguerías catalana», una norma que en las filas socialistas admiten que no ha funcionado «bien». para los populares se «vaciará de dinero las actules diputaciones, convirtiendolas en entres residuales».

Mientras que Les Corts no adelante su tramitación, la nueva Ley de Mancomunidades, prevé su aprobación para principios de 2018. El partido liderado por Isabel Bonig consideró que el objetivo último que tiene el gobierno del Botánico «es seguir los pasos del catalanismo». Un hecho que en el PPCV entienden como un error. Los populares defienden el papel de las instituciones provinciales porque «solucionan problemas reales de las personas».

La nueva norma propone la coexistencia de dos tipos de mancomunidades, las de ámbito comarcal y las de servicios. Las primeras se crearán por municipios que tienen una vinculación territorial histórica, incluso podrán incoporporarse a estas, municipios de otras provincias y comunidades autónomas, además de la prestación conjunta de servicios básicos entre los municipios que las integrarán. En cambio, las mancomunidades de servicios serán mucho más simplificadas y prestarán a las entidades locales asesoramiento, licitación conjunta de contratos y personal.

La Ley de Mancomunidades está estrechamente vinculada a la Ley de Comarcas presentada por Compromís en Les Corts, que busca la división comarcal legal de la Comunitat. El partido liderado por Mónica Oltra no busca dotar de capacidad representativa a las comarcas, para ello se aprobará la Ley de Mancomunidades y la descentralización de las diputaciones, para dotar a las comarcas de capacidad representativa propia. Socialistas y nacionalistas aplazaron por el momento la tramitación en Les Corts de esta nueva ley por discrepancias entre ambas formaciones, ambas formaciones esperan retomar el debate cuando puedan reunir un mayor consenso.

Fotos

Vídeos