El Consell oculta su estrategia en el proceso contra el anterior Ejecutivo por Valmor

Oltra afirma desconocer la táctica de la Abogacía de la Generalitat con el fin de «recuperar el dinero que desviaron»

BURGUERA

valencia. El Tribunal de Cuentas aceptó la comparecencia de todo el Gobierno autonómico que presidió el popular Alberto Fabra en una vista celebrada el pasado día 5 de abril, con motivo del proceso que dirimirá si existe responsabilidad contable por parte de los altos cargos de la Generalitat que autorizaron la compra de Valmor. La comparecencia se produce a petición de la defensa de José Miguel Escrig, según adelantó ayer LAS PROVINCIAS. Entre los futuros comparecientes destaca, aparte del exjefe del Consell, la actual presidenta del PPCV, Isabel Bonig (era consellera de Infraestructuras) y el exvicepresidente José Císcar. La comparecencia de Císcar también fue reclamada por la Abogacía de la Generalitat, que no extiende su petición al resto del anterior Ejecutivo valenciano.

A la actual vicepresidenta, Mónica Oltra, se le planteó ayer si esa postura del Consell de señalar a Císcar es porque Oltra «ha abierto los cajones de la mesa de Vicepresidencia». Oltra afirmó que en este caso no, aunque «de los cajones han salido muchas cosas». «Saltan sapos todos los días, afortunadamente ya cada vez menos», ironizó.

En cualquier caso, enmarcó la petición de que comparezca Císcar en una «estrategia procesal» de la Abogacía, que aseguró desconocer aunque reconoció que si la supiera tampoco la desvelaría, pues «no sería inteligente» mostrarla a las otras partes. La vicepresidenta reiteró que el objetivo final del proceso y el «mandato» del Consell es recuperar «el dinero que desviaron de manera presuntamente ilegal, los millones que costó esa operación de asumir un aval que era ilegal y nulo».

Fotos

Vídeos