El Consell ficha de asesor al candidato socialista para presidir À Punt

Josep López. / D. Torres
Josep López. / D. Torres

Josep López renunció a su puesto en la nueva radiotelevisión tras las críticas de los partidos por ser familiar de dirigentes del PSPV

A. C.

VAlencia. El periodista Josep López estuvo a punto de dirigir la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC) pero sus vínculos familiares con dirigentes socialistas y las acusaciones de ser «amigo» del presidente Ximo Puig le hicieron caer. Ahora, más de un año después de su renuncia al puesto, López ha sido resituado dentro del Palau de la Generalitat. De ahora en adelante será el asesor de Joan Calabuig, delegado del Consell para la Unión Europea.

El periodista fue excorresponsal de Canal 9 en Bruselas durante años y su conocimiento de las instituciones comunitarias le ha ayudado a conseguir este puesto adscrito a Presidencia. Tal y como publicó ayer el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV), López tendrá una categoría C1 en el rango de asesores y cobrará por ello algo menos de 50.000 euros anuales.

El periodista llegó a ser el favorito para presidir À Punt ya que en principio gozaba de un amplio consenso entre las diferentes fuerzas políticas de Les Corts. Un nombramientos de estas características requiere una mayoría cualificada de tres quintos de la cámara por lo que el PSPV, Compromís y Podemos tenían que sumar a Ciudadanos o al PP para sacar adelante el nombramiento. Pese al acuerdo inicial, la noticia de que la esposa de López era familiar de cargos socialistas llevó a Ciudadanos y al PP a rechazar la propuesta. El periodista formalizó su renuncia dado que su candidatura fue «fuente de problemas y discrepancias entre las fuerzas políticas de Les Corts». López aseguró que «por encima de cualquier otro aspecto» está la necesidad de que los ciudadanos valencianos puedan disponer «lo más pronto posible» de una radiotelevisión y de unos medios audiovisuales públicos implicados de manera firme en la vertebración social y en la afirmación de la identidad y la autonomía política.

Tras su caída, el elegido para asumir el puesto fue Enrique Soriano, que ejercía como letrado en Les Corts y es en la actualidad el presidente del Consejo Rector de la CVMC.

Con este nombramiento, el Consell casi ha completado su cupo máximo de personal eventual que se fijó con un decreto aprobado en 2015, 73 de 74. El departamento con más personas adscritas es el de Presidencia con 28 trabajadores, de los cuales cuatro corresponden a los expresidentes, dos son conductores y el resto asesores del jefe del Consell o de asuntos generales para todo el Ejecutivo valencianos. Por su parte, Mónica Oltra, vicepresidenta de la Generalitat, cuenta con once asesores, mientras que el resto de consellers tienen entre cuatro o cinco de media.

Fotos

Vídeos